Método Zulesan

Método Zulesan

El año pasado me propuse varias cosas y entre ellas estaba crear una metodología.

La razón de fijarme este objetivo fue en un principio, resumir en sencillos pasos un protocolo que hiciera más eficiente el flujo de trabajo con agencias y clientes. Con el tiempo, he ido profundizando cada vez más en el tema hasta alcanzar conclusiones que me han ayudado a enfocar mi mensaje y la solución que trata de aportar #MetodoZulesan.

A lo largo de estos meses he ido estudiando y definiendo cada vez mejor los problemas del pequeño cliente. He pedido ayuda en LinkedIn, haciendo preguntas directas y lanzando ideas, para recoger una información muy valiosa de la comunidad que he aplicado en el desarrollo del método.

He intentado formular con mayor precisión los miedos de este tipo de cliente en relación a la gestión profesional de las redes sociales para sus negocios. Y una gran verdad que he podido entender es que son servicios muy personalizados y que resultan caros para el empresario y de poco margen para el profesional. El stress por conseguir un retorno rápido de la inversión es contrario al trabajo bien hecho en social media, a no ser que tengas mucho presupuesto. Además vicia las expectativas acerca del trabajo y la inversión realizada por el cliente, obligando al profesional a estar continuamente aclarando, informando y poniendo en valor los resultados. ¿Qué hacer entonces si a ninguno nos resulta rentable?

Pensé, si los clientes tienen una mínima formación previa en social media, sabrán aprovechar mejor el servicio, entender los resultados obtenidos en relación a las expectativas, podrá aprovechar nuestro servicio para generar ventas y negocio y pagará encantado el valor verdadero que ofrecemos. Por otra parte, el profesional tendrá más margen porque el cliente estará mejor formado y podrá objetivar mejor sus necesidades y optimizar el tiempo . Vaya lío de palabras verdad?

La cosa se puso interesante cuando decidí lanzarme a dar un taller y exponer mis ideas ante diez alumnos para validar mis hipótesis. WOW, el hecho de conseguir que diez personas me confirmaran su asistencia para oirme hablar me pareció un auténtico triunfo.

Pocos días antes de la charla el mundó paró, cerraron mi coworking y tuve que suspender el taller. Mi compromiso fue enviar un documento para compensarles. Pero una presentación no es un documento que explique paso a paso tu método y eso me obligó a replantear el trabajo hecho desde cero. Me ha llevado dos meses de trabajo y acostarme muy tarde, poder sintetizar tres horas de mi incontenible verborrea en este documento.

Al final, y por no aburrirte, he intentado hacer un método basado en mis propios experimentos validados, es decir, aquellos que tengo probado que funcionan al cien por cien. Un método sencillo, en tres pasos, de principio a fin. Una fórmula bastante infalible para arrancar con buen pie tu gestión en redes sociales si no tienes equipo ni dinero ni formación específica, pero sabes que lo necesitas para tu marca personal o negocio.

Lo he creado para autónomos, pequeños empresarios, artistas, pequeño comercio… Para todos esos profesionales que necesitan llevar sus redes ellos mismos y no saben por dónde empezar. Para empresitas pequeñas con un becario que tiene buena intención, pero no se organiza. Para esos emprendedores que quieren saber si su producto llamaría la atención y pueden validar su idea con cuatro anuncios en Instagram. Para juniors que se enfrentan a sus primeros clientes o estrategias.

Lo que más me gusta es que antes de compartirlo aquí, he ido recogiendo los comentarios de los alumnos del taller, de colegas de profesión a los que admiro y valoro, de antiguos y actuales clientes y de algunas personas escogidas que me han regalado tiempo y feedback. Mil, mil gracias, porque realmente he cambiado y mejorado cosas gracias a vuestras recomendaciones.

Mi idea es ir afinando el método haciéndolo más y más fácil. También necesita un buen repaso de diseño final. Pero el meollo está ahí. Estaré encantada de que me des tu opinión;)

 

Cosas que los carcas no vemos en Youtube

Lo que los carcas no vemos en Youtube

Hace unos días acudí a una reunión de padres en el colegio de mis hijos. Hacia el final de la charla, la profesora nos dijo, como si nada, que el colegio estaba en una cruzada anti pantallas. Algo se revolvió en mi interior y no pude evitar levantar la mano y soltar: “Ah, entonces aquí nadie emplea pantallas? ¿no usáis ordenador ni teléfono?” La profesora respondió con cierta cara de incredulidad “Bueno… nos referimos a un uso desmedido que puede ser dañino en los más pequeños”. Se inició un debate que evidenció puntos comunes y no quise echar más leña al fuego.

? Entiéndeme. Por supuesto que estoy a favor de limitar el uso de las pantallas. Pero existen demasiados argumentos manidos y “desde fuera”. Para criticar, creo que debemos “estar ahí dentro” y entender de primera mano qué consideramos contenido bueno o malo para los más jóvenes.

Por eso, he recogido algunas referencias directas desde Youtube por si pueden arrojar algo de luz sobre el asunto. Son vídeos de canales con miles de seguidores, comunidades que las marcas sólo pueden conseguir a golpe de ADS. En la era del contenido casero, esto es lo que hay en Youtube y no estamos viendo los carcas.

Mi colaboradora preferida

No es la primera vez que colaboro con mi hija Flavia. El pasado invierno me ayudó con otro artículo acerca de Tik Tok, la red de video selfies que está de moda entre los chavales (y no tan chavales) y que puedes leer aquí. Para mi, Flavia es fuente de inspiración/ información ya que es bastante freaky y sabe encontrar perfectamente cosas nuevas y molonas (algo que yo no le he enseñado, por cierto).

Te soy sincera. Me molestan muchos de los hábitos de mi hija con el teléfono. Pero también me asquean muchos de mis propios hábitos con el teléfono. ¿Cómo dar ejemplo desde tu propio uso?

Para mis hijos es algo súper especial compartir conmigo sus descubrimientos en Youtube o enseñarme lo que más les gusta ver en cada momento. Durante un tiempo lo he visto casi como un suplicio. Me tiro diez horas delante del ordenador alternando con el teléfono, por lo que fijar la vista o ver un frame de vídeo me producía auténtico rechazo. Finalmente, he decidido darles ese tiempo con tranquilidad  y aprovechar así para comprobar la idoneidad de lo que ven, llevándome gratas sorpresas con más de un vídeo.

Hablamos de nativos digitales como si fueran niños iguales a nosotros, pero con una tablet en la mano. No son iguales a nosotros, son mucho más listos. Buscan, incorporan, aprenden, ven el resto del mundo mucho más cercano de lo que nosotros lo veremos jamás.

Qué está pasando ahí

Qué está pasando, es la gran pregunta. No podemos ejercer influencia sobre algo que desconocemos. Hablamos de cruzadas anti pantallas y yo me pregunto: ¿Qué validez tiene esto?. Hablemos de cruzadas pro tecnología, de guerrilla digital de mente abierta, hablemos de qué están viendo y haciendo estos niños mega dotados antes de negar con la cabeza. Quitemos las vendas de milenios OFF de los ojos. Dejemos de comparar infancias con esquemas pre digitales y confiemos en estos niños. Juegan, ríen, crecen y además, tienen millones de canales donde elegir qué ver. Tienen todo al alcance de su mano y podemos ser cruciales a la hora de ayudarles, confiando en ellos, no prohibiendo las cosas sin más.

Te dejo aquí algunos ejemplos de cosas que me ha enseñado mi hija de 11 años. Sólo menciono aquellas que tienen cierta entidad como categoría de contenido. Y son sólo cosas que ella me ha contado desde sus gustos personales, pero  hay cientos de categorías más. Sólo te comparto algunas por si te pueden valer a ti.

? Alerta: No entro a valorar si estos contenidos son aptos o no. Creo que eso daría para otro post y un intenso debate. Muchas categorías de vídeos no tienen ningún sentido para mí, pero te pido que mantengas la mente abierta ok?

Categorías de contenidos en Youtube

Youtuber o creador digital

Es a grandes rasgos un creador de contenido. La mayoría de las veces se va a enfocar en un tema en concreto. Mis hijos adoran por ejemplo, La cocina del Pirata. Es un canal de un tipo ya crecidito que debe ser cocinero profesional. Hace recetas que saca de las principales series de dibujos animados por lo que a los niños les encanta, porque habla su lenguaje cien por cien. Durante un tiempo no podía soportarle, pero, ante la insistencia de mis hijos por hacer alguna de ellas, descubrí que el canal ofrecía recetas caseras fáciles y divertidas de hacer. No sabéis lo bien que lo hemos pasado este fin de semana haciendo (y digiriendo) los Chilli dogs de Sonic Boom.  

Otra de las youtubers que adora mi hija es Yapura Meri. Yapura es otaku, es decir, ama el manga. Dibuja increíblemente bien y mucho de su contenido se centra en mostrar su estilo, trucos, tipos de dibujos y cuadernos, materiales… para mi hija ha supuesto un antes y un después, ya que pasa mucho tiempo dibujando y es su mayor ilusión ser ilustradora profesional algún día.  Pero es que además, baila y canta e integra todo su contenido de manera centralizada. Es una crack que sabe inspirar a niñas y niños con sus historias. Tampoco me gustaba mucho oírla, pero según la he ido conociendo he entendido cuánto aporta a mi hija me guste a mi o no…

Yapura Mery youtuber

Gamers

Es una de las categorías más famosas y sólo en España es una industria que mueve más ingresos que el cine y la música juntas. La industria gamer y de los esports se ha hecho inmensa y si bien un gamer puede ser youtuber, no todos los gamers lo son. En los vídeos de Youtube #gamers se juega e interacciona con un vídeo juego, bien solos o en línea con otros jugadores. Cada gamer le da su toque especial y destaca en uno u otro videojuego. Reconozco que esta categoría no es la que me he estudiado más, ya que me parece un poco aburrida (nunca me han gustado mucho los videojuegos). Te dejo este enlace de ElRubius jugando a Fortnite que te va a encantar porque dice mil palabrotas por minuto 😉

Streamer

Dentro de los gamers, tendríamos un sub grupo de streamers, que son aquellos que juegan en tiempo real y reaccionan a comentarios de otros usuarios mientras juega en directo, siendo ésta su principal diferencia frente al gamer clásico. Aquí tienes este artículo de un streaming de ElRubius (por seguir con el ejemplo) y que tiene más de 6 millones de visualizaciones.

Twich

Es una plataforma de streamers, propiedad de Amazon, enfocada principalmente a los gamers, aunque también hay otros temas. Los vídeos se agrupan por categorías y abordan temas muy diferentes. Se pueden hacer aportaciones económicas para conseguir chatear con el gamer.

ElRubius

El ejemplo paradigmático de esta categoría de gamer sería ElRubius (si, todo junto), que sube vídeos como gamer, streamer y en Twicht. Es uno de los 25 gamers más famosos del mundo con 35. 9 Millones de suscriptores en Youtube. Habría que decir que El Rubius es en realidad un youtuber. Es capaz de hacer bien la mayoría de los géneros más populares de esta red. Por cierto, me declaro fan de este creador digital y os animo a investigar su estilo en otro tipo de contenidos porque es realmente único.

Shippeo

El Shipping es un término anglosajón que deriva de la palabra relationship y se refiere al hecho de que los fans de una obra de ficción inventen una relación imaginaria entre los personajes.

En resumen, en el shipping o shippeo, la comunidad de fans de una saga, pongamos por ejemplo Harry Potter, se dedican a crear contenidos elucubrando sobre posibles romances de lo más variado (El profesor Snape con Hermione o Harry y la profesora McGonagall). Puedes cotillear en este enlace, donde la youtuber se tira diez minutos disertando sobre el tema.

qué es shipeo

El formato es de lo más variado incluyendo montajes con imágenes de la película o serie original y volviendo a editarlas, hasta conseguir conformar ese falso romance con la nueva composición.  Aunque tienen un número de visualizaciones más modestas que los gamers, estos vídeos crean engagement  (o enorme compromiso en los usuarios de la comunidad) con infinidad de comentarios. Aquí los chicos escriben, comentan y comparten sus experiencias. Es una comunidad vertical de súper fans en toda la regla.

Eboys/ SoftBoys

Me he dado cuenta de que hay muchos contenidos relativos a la sexualidad. Pero aclaro, desde una perspectiva tan, tan natural, que los chavales lo ven con toda la normalidad y sin rollos raros. Existen corrientes como los soft boys/girls o los eboys, que representan nuevos conceptos de sexualidad, mucho más relajados con todo el tema de la testosterona y los estereotipos clásicos. De igual manera las chicas pueden vivir su propio yo y elegir entre más ejemplos a los que imitar, aunque creamos que todas son Lolitas que ponen morritos. La verdad es que hay muchos estilos de chica para elegir.

Al final, se están creando vídeos que reflejan una realidad. Creo que esto nos debería ayudar a entender que estos nativos viven on- Off.  Pregunto: ¿No podría ser nuestra función como padres ayudarles a discernir cuando hay que estar en uno o en otro?

Cosplay

Es la contracción de costume (traje) y play (jugar) y es realmente una categoría creativa. Los fans de una serie o saga se disfrazan hasta el último detalle e interpretan a su personaje favorito. Puede ser un formato Tik Tok, en el que hacen un playback y un bailecito. O una escena en toda la regla. Es un tipo de vídeo muy popular y que desata los comentarios.

cosplayers

Flavia me ha pedido expresamente que puntualice que hay gente que se dedica profesionalmente a este tema y saca buena tajada de ello. Lo cual me ha recordado a una cosplayer gamer bastante conocida que hace poco vendió el agua de su bañera en botellitas y causó mucho revuelo mediático. En casa lo comentamos y vimos que hay cosplayers chica que bordean de manera obvia el papel de Lolita. A mi hija no le gusta nada ese tipo de youtubers y de hecho, nos reímos bastante con la mofa que elrubius hizo en uno de sus vídeos de el agua de la bañera de su colega 😉

Fanart

Esta categoría de contenidos consiste en vídeos en los que usuarios crean dibujos, ilustraciones y contenido visual en el que se representa un personaje o serie, con su estilo personal. Aquí los formatos varían y pueden ir desde un vídeo tutorial explicando cómo se ha hecho una ilustración hasta la captura de todo el proceso de trabajo en Photoshop. Son contenidos que a ojos adultos puede parecer algo aburrido, pero os aseguro que los niños disfrutan viendo este tipo de cosas y lo mejor, si tienen interés aprenden a dibujar. Y es digno de ver el talento que se ve en estos vídeos. Os dejo este que me ha gustado con el proceso de dibujo de un fanart de Stranger Things. Fijaros en la cantidad de comentarios que acumula…

People meet people

Son experimentos sociales en los que se juntan distintos tipos de gente de perfil muy diverso. Culturistas o drag queens con niños, niños que ayudan a ilustradores profesionales a dibujar conceptos tan complejos como el amor o América en un sub género denominado #KidsDescribe

En otro de los vídeos, una niña interroga a un hacker y el resultado es realmente divertido.  O se juntan 100 personas para hacer la risa más malvada de la que sean capaces. En otro ejemplo 100 personas reciben un tartazo en la cara. Hay un amplio repertorio y merece la pena investigar un poco esta categoría.  

DIY

Imagina querer aprender a hacer galletas con muesli, preparar maquillajes caseros, redecorar un mueble con plantillas o hacer unos jarrones con arena de colores para regalo. Todo esto y mucho más está en Youtube con la categoría DIY (Do It Yourself) en formatos de lo más variado. Este tipo de vídeos me resultan bastante inocentes y son una buena fuente de información para hacer manualidades, algo que en principio, no es malo para los más pequeños. El canal de Sara Beauty Corner es un buen ejemplo, donde además la youtuber tiene buen gusto a la hora de editar sus vídeos. En casa la hemos visto bastante y reconozco que fue una buena influencia para mi hija a la hora de tener más orden en su habitación, capacidad para reutilizar cosas viejas, etc

Unboxing

Es un género muy popular que consiste en abrir en directo cajas con compras. Los hay de todos los estilos que te puedas imaginar. En el canal de Curiosidades con Mike, quien por cierto acaba de sacar un libro para niños (!), puedes encontrarlas de todo tipo. Abre cajas que ha comprado en Ebay, Amazon e incluso en la dark web y que contienen desde merchandishing de McDonalds de los 80 hasta productos de lujo en una caja sorpresa.

Curiosidades con Mike

ASMR 

El término ASMR (del inglés Autonomous Sensory Meridian Response, «Respuesta Sensorial Meridiana Autónoma») es un neologismo que hace referencia a una experiencia caracterizada por una sensación estática u hormigueo en la piel, que normalmente comienza en el cuero cabelludo y recorre la parte posterior del cuello y la parte superior de la columna vertebral. 

Esto, llevado al lenguaje coloquial, es como decir que estos videos dan gustito. La realidad es que este tipo de vídeos, que a mi personalmente me dan bastante repelúspretenden producir relajaciónbienestar o sensaciones satisfactorias a través de la exploración sensorial del sonido 

Los youtubers ASMR comen pepinillos gigantes, degluten cereales, amasan cosas, hablan, susurran… Para conseguir este efecto, los aficionados se sirven de micrófonos preparados para captar sonido en tres dimensiones que permitan crear una sensación envolvente. También hay vídeos para dormir, con sonidos de lluvia, de elementos naturales, etc

Personalmente no me gustan y tampoco me gusta que los vea mi hijaTe dejo este ejemplo del canal de Love ASMR by Ana Muñoz   

ASMR visual (Satisfactory) 

Es un poco la misma idea del auditivo, pero en versión visual. Aquí se trata de hacer slimes, romper trozos de jabón gigantes, amasar kilos de harina… se catalogan como vídeos satisfactorios y la verdad es que tienen algo raro que te engancha. La imagen y el sonido te atrapan cuando ves manos con manicura perfecta aplastando masas de slime al ritmo. Muy, muy freaky.

Te dejo este ejemplo de un ASMR crunchy slime con más de 7 Millones de visualizaciones (Ahí es ná)

Como ves existen muchísimos tipos de vídeos y en un sólo artículo sería imposible tratar de abarcarlos. Yo he intentado mostrar aquí algunos, pero a medida que trabajábamos en el artículo iban surgiendo más y más subcategorías. Por eso, te invito a participar y enviarme otras que tú conozcas, a aportar debate sano en torno a este tema y a seguir indagando y aprendiendo lo que ven estos increíbles niños en Youtube. Gracias por leerme ☺️

 

Observatorio del branding

La semana pasada acudí al evento Observatorio de Branding, organizado por MKT (Asociación de marketing de España), el Foro de marcas renombradas españolas, Summa Branding y la consultora GFK.

La verdad es que fue una casualidad grande, ya que por recomendar en LinkedIn a una agencia con la que colaboro (alguien pedía una agencia de branding seria y creativa), vi el comentario de alguien recomendando Summa y explicando que este evento se desarrollaba al día siguiente en Caixa Forum. Te cuento esto, porque siempre que puedas, y más si es gratuitamente, acude a este tipo de eventos del sector. No te imaginas la de información que sacas y cómo le puedes sacar partido después a diferentes niveles 😉

Marcas que perduran

El tema de la ponencia del CEO de Summa me pareció súper interesante. Además, era un ponente de primera con la templanza y naturalidad que irradia alguien acostumbrado a hablar en público. El eje que atravesaba todo el evento era el de las marcas que perduran. Marcas longevas que saben adaptarse al devenir del tiempo y trascienden el producto, algo muy complicado en los tiempos de inmediatez en los que vivimos.

En sus propias palabras:

En un mundo automatizado y digital, la marca es el interfaz con el que el consumidor habla y se identifica. Son marcas humanas que lanzan un reto a la resiliencia. Que se fortalecen en el cambio y exploran de manera valiente el fracaso y hasta el rechazo.

Un ejemplo célebre es el de Barbie y la marca Mattel, que han tenido que desarrollar todo un universo de nuevas referencias para resistir la embestida de la mujer del siglo XXI. La muñeca se ha transformado por dentro y por fuera, al igual que la compañía, desarrollando nuevos productos mestizos, afroamericanos o lanzando al mercado una línea inspirada en grandes mujeres de la historia como Frida Khalo.

Lego sirvió de ejemplo para ilustrar la idea de compañía que diversifica producto y acaba perdiendo su esencia. Cuando entendieron que los niños sólo quieren piezas con las que crear sus propios juguetes, volvieron sobre sus pasos y retomaron su enfoque original, perviviendo hasta hoy como unas de las marcas infantiles esenciales en cualquier armario de juguetes.

Por supuesto, Coca- Cola tenía que aparecer en este recorrido. Una compañía que ha puesto en abierto su estrategia de marketing y que decidió de manera radical, dar la vuelta a su presupuesto y destinar el 70% a la creación de contenido relevante y dejar el restante 30% para su distribución en medios. ¡Cuántas empresas deberían hacer lo mismo!

Y como colofón de ejemplos de branding que trasciende su propio producto, llegamos a Apple, una marca que supo recoger los valores esenciales de la música, el arte o la creación para nutrirse, crecer y convertirse en icono. Ha subido, ha bajado, pero siempre ha sabido estar en la vanguardia y avanzar en la misma dirección que las necesidades del consumidor, más allá del verdadero valor de alguno de sus productos.

Relevancia, resiliencia, empatía, verdadera mentalidad digital y vocación social son algunas de las características de las marcas que perduran en un mundo donde muchas pasan sin pena ni gloria en periodos mucho más cortos de tiempo.

Branding de resultados

Y en relación a esto se mostraron datos muy concretos acerca del valor que el consumidor actual le da al impacto social positivo de las marcas en la sociedad. Estas compañías facturan un +125% total al año y el comprador tiene un 55% más de intención de compra hacia sus productos.

Ya no pueden tratarse de posturas cosméticas que sólo ayuden a reflejar una mejor imagen de marca. Deben comprometerse de manera honesta y con acciones que hagan de este mundo un lugar mejor.

Ese es el verdadero contenido que la sociedad está demandando y la mayoría de las marcas están dejando de lado, para mantenerse en estrategias de marketing de pura promoción y venta.

Los datos hablan por sí solos y el branding, lejos de ser una disciplina intangible y que no da resultados, cada día se revela de manera más analítica, útil y comercial para las empresas que deciden ponerlo en su foco estratégico.

La ponencia continuó con Javier Gómez, quien con más de 20 años en la Consultoría de marca, trajo aún más datos relevantes y contenido audiovisual inspirador creado en GFK. Pero esta parte te la contaré en la segunda parte de este artículo (no quiero aturdirte!).

¿Qué es contenido de valor?

Hace unos meses uno de mis posts se hizo viral en LinkedIn. En el post denunciaba la actitud snob de ciertos CEO que miran tu perfil y te dejan pendiente la invitación a conectar.

Unos días más tarde, el CEO en cuestión se dignó a aceptarme y la verdad es que no he visto ninguna publicación interesante del mismo hasta el día de hoy.

El caso es que se inició un debate acalorado entre multitud de usuarios y algunos me acusaron de que mi contenido era malo y me aconsejaron que si quería darme visibilidad creara contenido de valor.

Esto me dejó pensando seriamente en que el valor del contenido es algo sumamente subjetivo y que lo que a ti te parece genial a otro no le interesa en absoluto.

Private content

Volviendo a mi ejemplo inicial, hay algo que me llama mucho la atención. A pesar de las críticas (que son también una oportunidad para el aprendizaje) el post se salió de la gráfica. Quiero decir que realmente le interesó a mucha gente. Muchos usuarios se tomaron la molestia de comentar y leer la conversación, es un tema que realmente importa. Por tanto, ¿no es esto entonces un contenido de valor?

Un ejemplo más. En otro de mis posts con más alcance contaba abiertamente que a mi pareja le molesta que hable tanto de trabajo al llegar a casa. Hubo de todo, incluso gente que me acusó de “estar fatal para necesitar airear mi intimidad en una red profesional”. A lo que algunos consideran privado yo le doy la vuelta y pienso:

“Esto le puede estar pasando a más gente. Veamos qué ocurre si lo cuento, qué opiniones recojo y cómo esto me puede ayudar a mí o a otros”.

Por tanto, si hubo tantos comentarios y tantas conversaciones en torno a este tema está claro que es algo que preocupa o que puede ser común a otros profesionales de LinkedIn. Yo a las voces más críticas les pregunté en este caso concreto: “¿En el trabajo nunca hablas de  nada personal?”.

Creo que confundimos trabajo, profesionalidad y humanidad. Las tres cosas están íntimamente relacionadas.

Aquel jefe…

Otro ejemplo del que hablé ya en LinkedIn. En mi primer trabajo como community manager, fiché para una conocida sala de fiestas y eventos de Madrid. Al hacerme la entrevista final, el director me miró fijamente (era un hombre de unos cincuenta años con un físico alucinante. Una mezcla entre James Bond y Julio Iglesias con foulard y piel ultra hidratada y bronceada).

Me caló rápido y me dijo: “Te veo muy alternativa, muy moderna. Aquí ya sabes lo que hay, debes dejar tus gustos en la puerta”. Puede sonar borde, pero tenía muchísima razón. Los gustos de los clientes de la sala no tenían nada que ver conmigo y tuve que hacer un gran ejercicio de empatía e introspección para entender que lo que a mí me gustaba no les gustaba a ellos. Eso en mi profesión, se llama crear buyers persona y generar contenido alineado.

Puedes leer más acerca de esta experiencia y de mis experimentos de contenido en este artículo

Pienso en algunas agencias de marketing que postean en Facebook contenidos súper profesionales y técnicos y tienen dos o tres likes. Se les olvida un básico social media que es adaptar el contenido al canal- audiencia. Quizá en Facebook la experiencia que buscan muchos usuarios es lúdica. Algunos fans puede que sean clientes que no tienen pajolera idea de qué les hablas.

Esto pasa cada día. Imagina un youtuber en LinkedIn con su edición loca y mil grafiquitos parpadeantes. Es probable que no tenga los millones de visualizaciones que le pueden dar su comunidad de  seguidores adolescentes.  El contenido será el mismo, pero si cambia el contexto, la repercusión, aceptación y engagement (el grado de compromiso y fidelidad de su comunidad) se verá seriamente dañado. Aunque últimamente he visto bastantes intentos de youtubear contenido de vídeo en LinkedIn -.)

Censura

Estoy cansada de las censuras en LinkedIn. No hay contenido bueno o malo, hay contenido adaptado a cada red y cualquier cosa profesional se puede volcar en Facebook y al contrario. Algo personal puede funcionar a la perfección en LinkedIn. De hecho, desde hace meses hay una corriente muy clara en torno al storytelling, a contar historias de las de siempre. De las que tienen moraleja y nos evocan situaciones parecidas en las que podemos vernos reflejados. ¿No es esa la principal clave a la hora de contar historias desde tiempos inmemoriales?

Yo hago a menudo un ejercicio que consiste en volcar el mismo contenido en distintas redes y con distinto formato. Por ejemplo, si hablo de mi aniversario de pareja, no lo cuento de la misma manera en Instagram o en LinkedIn y en ambos tiene cabida, todo es cuestión del enfoque y la audiencia. En Instagram tengo a mis amigos y familia íntima, en LinkedIn a colegas de profesión. En una hablo de la persona, en otra del profesional y lo que nos une.

También he hecho la prueba de compartir en LinkedIn un post antiguo de mi Facebook personal. Y tuvo un buen número de recomendaciones. En un contexto como el de esta red en el que valoramos tanto la educación o lo positivo aquel post me venía al pelo. ¿Por qué no subirlo a LinkedIn?

El contenido depende de diversos factores, pero destacaría: Formato –  tono – comunidad

Formato: ¿Vas a subir una foto personal o un diseño con tu logotipo? ¿Un enlace o un vídeo? Dependiendo del formato que compartas así deberá ser tu copy. Hay que adaptar el formato a cada red. Por mi experiencia en LinkedIn, los posts excesivamente crípticos no funcionan demasiado bien. Explica lo que quieres decir, dale un par de vueltas. Crea una pequeña historia porque si no, es probable que pases desapercibido. Ten además en cuenta que hay ciertos formatos que esta red penaliza y no muestra con tanto cariño como otros.

Tono: Adapta el mensaje a cada red. Creo que fundamentalmente esa es la clave. Es una cuestión de lógica pura. ¿Hablas igual a tu mejor amigo que a tu jefe? ¿Al director del colegio de tu hijo y a un compañero del gimnasio? Si aplicas esta lógica de comunicación física entenderás mejor cómo aplicarla entre LinkedIn- Facebook/Instagram.

Comunidad. Me parece un concepto algo más impreciso. En LinkedIn puedes tener amigos y gente con poca confianza en Facebook. Pero en LinkedIn, si es una comunidad que has llevado poco a poco y con cabeza, encuentras amigos, partners y gente que quiere compartir. Es un regalo poder escribir algo tan personal como lo que escribo y que haya comentarios tan auténticos, historias tan bonitas y tanta humanidad.

Por eso, hagamos buen contenido y mantengamos la profesionalidad. Si LinkedIn no nos censura, ¿Por qué tendríamos que hacerlo nosotros?

¿Qué es Tik Tok?

Tik Tok es una red social basada en video selfies de 15 segundos.

Quizá hayas visto la reciente campaña que han lanzado en Youtube, pero creo que poco se está hablando de ella para la cantidad de implicaciones que sugiere el uso de esta app. 150 millones de usuarios en el mundo, un desarrollo brutal de la aplicación conseguido en sólo 200 días, una comunidad que incluye un segmento de edad súper interesante con niños desde 8 años hasta abuelitas fashion de más de 70.

Pero yo no quiero hablarte de datos sino de ideas, de cambios de paradigma.

Para informarte de cuándo, cómo y porqué puedes acudir a otros enlaces bastante completos como éste de Xataca que además incluye vídeos donde puedes ver la app y sus usos. Sólo te diré que esta app surge en China, donde 8 de cada 10 usuarios la tienen instalada en su teléfono.

Flava B.

Flavia es mi hija de 10 años. Aprendo tanto de ella en algunos terrenos on line que me hace sentir tan orgullosa como vieja. Me habló de Musical.ly (Tik Tok absorbió a Musical.ly) hará un par de años y me pidió con ojos empañados que le dejara abrir un perfil en esta red social. Me pareció demasiado pequeña y lo dejamos aparcado.

Este verano me volvió a hablar del tema con Tik Tok. Una de sus amigas ya estaba en la red en modo privado y decidí darle una oportunidad. Lo instaló en su maltrecho Ipad y empezó a usarlo con total soltura.

Esto es lo primero que me deja boquiabierta. Es una app en la que si me dejas sola seguramente me perdería. Tiene muchas funcionalidades, filtros, hashtags… y ella con sólo diez años se maneja a la perfección. Estos niños digitales me asombran aunque sean míos 😉

Nobel de las apps

Yo hice mucho vídeo en la Universidad. Quería ser vj y edité vídeos en Premiere, Final Cut y hasta me aventuré con After Effects.  Me gustaba la edición loca de esas épocas, con mucho parpadeo y fliqueo. Utilizaba una herramienta llamada cuchilla con profusión. Cogías el trozo largo de vídeo y cortabas trocitos pequeños que luego alternabas para componer otra pieza distinta y con mucho ritmo. Era laborioso y los procesos para renderizar lentos y pesados.

¿Por qué te cuento esto? Porque Flava B. se edita unos clips buenísimos de 15 segundos (el máximo tiempo para los clips) con su app de Tik Tok y hace que aquellos procesos resulten tan, tan anticuados que me asombro (segunda vez!).

Filtros chulísimos que imitan la textura de vídeo ochentero, parpadeos para hacer transiciones, efectos de color, maquillaje virtual o pelucas de colores a lo Snapchat, efectos de reflejo en el agua, gotas de lluvia en slowmo con un efecto interactivo  (este filtro es espectacular). Puedes grabar más rápido o más lento, y puedes mezclar distintas velocidades dentro del mismo vídeo.

En definitiva, que los desarrolladores de esta app (señores, se la han hecho en 200 días!!) deberían tener el Nobel de las apps si éste existiera. Porque hace que editar vídeo sea intuitivo, versátil, fácil y divertido entre muchas otras cosas.

Musers

Hay algo que me llama mucho la atención y son los alcances. Algunos de los perfiles que he revisado llegan a tener 2 billones de corazones. Si, billones-.()

Esta app tiene un interesante modelo de monetización mediante el cual un usuario puede captar la atención de los musers. Con la compra de monedas puedes hacer comentarios promocionados en los directos de estos mega perfiles, alcanzando el primer puesto y consiguiendo una mención de los influencers de esta red. De esta manera logras visibilidad y que otros usuarios te sigan.

¿Te imaginas haber podido hablar por chat en tiempo real con Espinete? Pues eso es, más o menos el interesante tipo de interacción que han ideado los de la app TikTok en versión siglo XXI.

Popularity

Aclaro que esta parte del post recoge mis conclusiones junto a las de Flavia. Creo que su punto de vista como usuario pro de 10 años nos interesa. Y para mí esta es la parte interesante del artículo, el cambio de paradigma que nos demuestra que intentar ver las cosas con nuestra mentalidad de los 80 no tiene ningún sentido.

  1. Creatividad. Si, a raudales. En un entorno digital y con las herramientas más básicas del cuerpo como bailar, gesticular, imitar, crear dibujos y animarlos, contar chistes, cantar… Pensamos que estos niños están sin hacer nada “viendo vídeos” y resulta que están creando clips que no podrías hacer ni en sueños con tu mente adulta.
  2. Interacción. Están en grupo, interactúan con otros usuarios y entre ellos, porque sus amigos de clase también están ahí. Pueden chatear de manera interna en la propia app y hacer vídeos a medias en la distancia. Mientras fuera hace cero grados y llueve, ellos pueden estar juntos. Yo me moría de frío cada tarde por pasar un rato con mis amigas en cualquier portal (¿evolución de la especie?)
  3. Popularidad. Lo que haces en TikTok se refleja en la vida real. Puedes ser más popular si aprendes a hacer un paso de baile de moda o completas un reto. Los demás lo verán y validarán tus aptitudes fuera de la red. Creo que esto es peligroso e interesante a la vez, daría para otro post.
  4. 4. Cero postureo. Esto me gusta especialmente. Obviamente lo hay, perfiles más adolescentes de chicas rubias perfectas cien por cien postureo, pero que oye, también hacen sus pinitos como cómicas. Lo más molón en TikTok es reírse de uno mismo, poner caras ridículas, reírse de los propios fallos físicos (como en el caso de la maravillosa Malva Demente). Algo que me parece diferenciador de Instagram y esperanzador también, ya que en un mundo social media repleto de perfiles perfectos, pletóricos y absolutamente falsos, regresar a la pantomima y al “hacer el tonto” representa un deseable soplo de aire fresco.

Paradigma

Cuando oigo hablar de que los niños de hoy en día están atrofiados con tanta pantalla siento una mezcla entre dar toda la razón al que habla y revolverme en el asiento.

Hay cosas que están mal, desde luego. La otra noche fuimos a una conocida franquicia de restaurantes a cenar y la familia de al lado tenía al pequeño (muy pequeño) enganchado a la tablet mientras cenaba. Seguramente a lo mejor yo lo he hecho en alguna ocasión, pero cuando lo veo desde fuera no me gusta.

Mi hijo pequeño ha ido abandonando juegos paulatinamente desde que conoció Youtube  y ahora me cuesta bastante que coja los coches y se ponga simplemente a jugar con ellos. Por tanto, admito que las pantallas atrofian el juego depende en qué tramos de edad.

Pero también veo cómo su imaginación se desborda, cómo aplica lo que aprende en el colegio para buscar contenidos él sólo (vídeos sobre el sistema solar o la desaparición de los dinosaurios) y cómo nuestro tiempo juntos se complementa con estas nuevas habilidades adquiridas. Ha aprendido a leer muy rápido y a buscar lo que le interesa hablando a Google. (Otro tema interesante, el de las búsquedas por voz para los niños).

Mi hija lleva el teatro en las venas (lo ha heredado de su abuela, que fue actriz) y lleva grabando vídeos desde los cinco años, porque simplemente es algo que hemos visto que le apasiona y le hemos dejado desarrollarlo (se quedó con mi video cámara hace ya tiempo). Ha encontrado la horma de su zapato en esta app que le permite explorar su creatividad con portentosas herramientas de edición que ya hubiera querido yo en mi época universitaria.

Podemos ponernos como queramos, pero los tiempos de jugar al corro de la patata y al escondite han evolucionado. No han desaparecido, pero ahora todo es mucho más complejo y requiere de una nueva lectura.

Por cierto, hace dos semanas mi madre vino a pasar la tarde y estuvimos jugando todos al escondite. Fue súper divertido y nos reímos toda la familia haciendo el tonto. Y después de eso estuvimos viendo vídeos en la Tablet. Nada es ya tan simple como antes.

Unicornios, éxito y community managers.

Hace ya algún tiempo conocí a un fotógrafo de moda muy interesante. En una de nuestras conversaciones tuve la oportunidad de intercambiar opiniones y me comentó que tenía un nuevo proyecto, enfocado al mercado del arte y quería saber mi opinión profesional al respecto. Le pregunté que cómo pensaba dar a conocer su trabajo, que había ideado bajo una nueva falsa identidad. Su respuesta me dejó intrigada: “Lo voy a dar a conocer por Internet y redes sociales”.

De manera sutil fui haciendo preguntas para encontrar una respuesta sencilla y útil a mi interlocutor. De momento, tenía un buen lío de branding, ya que tenía a la vez tres marcas conviviendo de forma poco clara. Su agencia, su trabajo personal y el fake artista al que quería dar vida. De manera que tenía que encontrar el modo de interconectar las tres de manera coherente.

Pero lo más sorprendente del asunto es que este profesional de la moda, el diseño y la publicidad, con muchos años de experiencia, mostraba un desconocimiento absoluto del mundo social media, pero aún así creía que podía llegar a vender su obra a los más altos niveles y a precios desorbitados con un usuario de Facebook.

Una vez más, la teoría del unicornio haciendo de las suyas.

Como primer paso, le recomendé hacerse una fanpage en lugar de un usuario, pero no entendía la diferencia entre ambas cosas. Y a continuación la pregunta del millón: ¿Cómo piensas conseguir visitas a tu fanpage o a tu web para generar interés y reputación?

Cuando llegamos a este momento de la conversación empezó a quedarle claro que hay bastantes cosas que pensar antes de iniciar un trabajo a ciegas que puede no conducir a nada. La palabra “estrategia” es el punto de inflexión en este tipo de conversaciones y deja patente que alcanzar un objetivo a través de las redes sociales no es cosa de un día por muy alucinante que sea tu producto.

Mi conclusión es que muchos profesionales serios que de alguna manera tocan en sus actividades con  social media están aún confundidos y no legitiman el trabajo profesional del estratega y el community. Es lo que llamo la teoría del unicornio. Pensar que es posible alcanzar grandes objetivos sin inversión ni estrategia desemboca en escepticismo y en la sensación equivocada de que el trabajo no vale para nada.

Para concluir una pregunta: Si a través de mi trabajo lograra que este artista difundiera su obra desde cero y la vendiera a miles de euros en las más altas esferas del mercado del arte, cosa que con presupuesto y tiempo considero posible…¿Cuánto debería cobrarle? Desde luego no un miserable fee como muchos pretenden sino un porcentaje jugoso de cada venta…

Por favor, los community managers no son unicornios. No tenemos poderes. Planificamos, trabajamos y obtenemos resultados con tiempo, dedicación y presupuesto.

Es un trabajo serio y aunque lon parezca, no puede hacerlo cualquiera, como venimos reclamando muchos de nosotros en nuestros blogs y publicaciones. Desde luego, cualquiera puede hacer una fanpage, una cuenta de twitter o un Pinterest, pero es necesario tener objetivos claros y plausibles. Y sobre todo, trabajar cada día.

Update: Ha pasado ya mucho tiempo de aquella conversación. Diría que unos cinco años. Las cosas han cambiado mucho en la percepción de las posibilidades de las redes sociales para posicionar y vender cualquier producto. Hoy este mismo artista me diría que todo está ahí.

Continué siguiendo su trabajo y he de reconcocer que finalmente consiguió enderezar el lío que tenía de branding y dar salida a una obra muy interesante. Realmente ha conseguido crear un producto artístico vendible e interesante. Le he visto en relación a alguna marca potente y crecer lentamente en Instagram.

Esto demuestra que efectivamente se puede trabajar en redes sociales sin necesidad de un especialista. ¿La diferencia? Que no se alcanzan los objetivos ni en tiempo ni en calidad. Me pregunto de qué hubieramos sido capaces si hubieramos trabajado juntos…

Fakeba

Fantástico M.

Conocí a M. mucho tiempo atrás por una colaboración extra laboral. La manera en que contactamos fue muy curiosa. Me escribió por Facebook a través de Bea C. y quedamos en una cafetería de Pintor Rosales para hablar de música, ilustraciones y camisetas. Puede que te interese conocer más acerca de esta historia y de Bea C. en este enlace.

Bastante tiempo después me contactó de nuevo, esta vez para hablar de trabajo. Quedamos en el mismo sitio de la vez anterior, una tarde lluviosa de septiembre.

M. era único. Un personaje alucinante que había vivido la Movida madrileña, la ascensión de la música electrónica, la cultura de club y los cambios en la industria musical sin perder un estilo punki y audaz. Tenía grandes anécdotas para contar y una risa contagiosa que soltaba en grandes risotadas.

La reina

Fakeba era una artista senegalesa con cierta fama en su país. Cantaba en wolof, su lengua materna y era toda una belleza. Tenía poco más de veinte años, apenas hablaba francés y nada de inglés. Era un diamante en bruto.

El objetivo del proyecto era un gran reto y yo me sentía preparada. Manuel me eligió porque sabía que yo tenía experiencia y contactos en el ámbito del ocio nocturno y la música electrónica. Le gustaba mi estilo en redes desde siempre y según él tenía que ser yo.

Se trataba de hacerla famosa en su país y traerla a Europa para alcanzar la fama internacional. El formato era la creación de una súper diva del electro pop, que cantaría en festivales de música electrónica y serviría como artista estrella en el lanzamiento de un sello discográfico internacional.

El equipo tenía base en Senegal, Madrid y Nueva York. Había mucha financiación y poca prisa, aunque sí unos objetivos marcados y las cosas muy claras. Empezamos a trabajar.

Cuando pude ver la primera tanda de material con las fotos y música de Fakeba me quedé enamorada de la belleza natural de esta mujer joven, hermosa y distinta. Bajo esta inspiración sincera, escribí un texto de presentación para la página de Facebook y las notas de prensa que se iban a lanzar.

Conseguimos crear un storytelling poderoso en torno a Fakeba y sus raíces, de la diferencia radical de esta mujer con otras divas estereotipadas. Este texto junto a sus fotos en primer plano se convirtieron en los primeros posts de la página de Facebook.

Primera fase

Mi rol en el proyecto era dirigir el área social media y digital. Empezamos por plantear un timing por fases para el primer trimestre. Los hitos principales venían marcados por los lanzamientos de remixes de las canciones del primer disco de Fakeba, que se lanzaba en las principales plataformas como Spotify, Itunes o Amazon, en las primeras semanas de diciembre.

El primer disco ya estaba editado y había remezclas de artistas europeos del circuito de la electrónica más puntera. Había que hacer una estrategia de redes con promoción constante y foco en países de los que yo conocía poco o nada. Fui planteando preguntas y ajustando cada día la estrategia con Manuel y el equipo de Senegal. Entre otras cosas nos asesoraron con la segmentación geográfica y nos aconsejaron que segmentáramos sólo a hombres, por razones sociales de desigualdad de acceso a la información. Estos datos sin duda, fueron esenciales en la optimización de las campañas posteriores.

She likes

Ella gustaba muchísimo. Todos los días hacíamos un post que tenía alcances imposibles y cientos de comentarios y likes. Hicimos campañas en Facebook para obtener likes y posts promocionados con resultados rápidos y presupuestos ajustados y muy optimizados.

En paralelo, el sello de Fakeba empezó a organizar desde Senegal un festival de música electrónica con artistas europeos consagrados. Algo totalmente nuevo e inaudito en el país. La expectación era tremenda y tuvo apoyo institucional y soporte de las principales cadenas y periódicos del país. Fue una jugada de marketing nivel superior ya que suponía la actuación en primicia de la artista senegalesa Fakeba.

Creamos una página en Facebook para el festival con promoción constante y empezó a crecer rápidamente. Entraban también muchos fans en orgánico. Ahora teníamos artistas interactuando con las tres páginas, que se retroalimentaban una a la otra: Artista, sello, festival. WOW

Tercera fase

Cuando ya teníamos varios posts con medias de entre cinco y seis mil likes, empezamos a segmentar también en las principales ciudades de Europa. Madrid, Barcelona, Berlín, Londres, Roma. El disco y los remixes ya estaban lanzados, la comunidad era fiel y en aumento, quedaba poco para el festival… parecía que todo estaba funcionando.

Tras el festival Manuel me llamó y me dijo que habían decidido optar por los servicios de una agencia, necesitaban un servicio más completo y con total disponibilidad.

Te voy a ser muy sincera. Podría mentir o decir que fue otro motivo, pero fue así. A veces estas cosas pasan y hay que ser profesional y dejarlo sin más. Aunque el esfuerzo realizado queda sin recompensa.

No he vuelto a ver a M. y tampoco he seguido la trayectoria de Fakeba. Sólo sé que la última vez que entré en su página de Facebook tenía muchos miles de fans y el texto de información seguía siendo el que escribí yo.

 

Contenido, creatividad y brave brands

Hace ya algún tiempo, en una de las estupendas charlas organizadas por Hydra Social Media, Daniel Marote, el CEO de la agencia, explicaba con acierto que más del 80% de los presupuestos de marketing digital y social media se destinan a campañas de publicidad y patrocinio, mientras que sólo el 20% restante es lo que se gasta en la creación de contenido. Asombroso, y más teniendo en cuenta lo omnipresente de la estrategia de contenidos de un tiempo a esta parte.

Contenido

Una palabra hermosa y maltrecha que manoseamos sin parar. Lo verdaderamente difícil, el reto auténtico para las marcas sigue siendo definir su contenido. Qué es lo que quiere contar, para quién y de qué manera.

Sin querer dármelas , puedo decir que he hecho contenidos desde el principio. Trabajábamos con blogs y esa era la estrategia. Y no resultaba fácil generar contenidos semanales originales y de relevancia para temas tan dispares como automoción, alimentación. marketing o moda. Pero lo hacíamos, con mejor o peor resultado.

La tendencia de mercado para profesionales  social media pasa por la creación de contenido como piedra angular en la gestión de canales junto a la identificación de influencers o el nivel experto en Google Analitycs. Y eso es un error. El contenido es una cosa muy seria y hasta hace no tanto, era territorio exclusivo de periodistas a tiempo completo. Tengo comprobado que es un área especialmente creativa en la que no todo los profesionales se desempeñan con la misma facilidad.

Creatividad

Hoy en día todos somos contenido. Los usuarios de redes sociales SON contenido en sí mismos. Comparten vivencias, añaden fotos, suben vídeos, seleccionan noticias.

La importancia de la curación y creación de contenidos en social media radica precisamente en ese carácter creativo, sorprendente y útil que hace que una publicación se comparta cientos de veces.

En la calidad del contenido se define si una marca merece que un usuario dialogue a diario con ella. Es el principio del one shot, un disparo o como mucho dos, antes de irme a dialogar a otro sitio si no me convence la conversación.

Si tenemos en cuenta que cada vez odiamos más el spam, los anuncios invasivos, los banners, los odiosos popups… ¿no deberíamos plantearnos desterrar ese modelo desfasado de presupuesto y abrazar de una vez por todas la verdadera transformación?

#Bravebrands

Sólo un ejemplo oído  de boca del CEO de Wallapop. Su maravillosa campaña en tele (con el genial claim Walla…) les hizo crecer en orgánico un 8%  aquel semestre. ¿Creatividad, conversión, usuarios, datos? Ahí lo dejo para que cada cual piense su sucesión de hechos. (Habría que añadir que Wallapop tenía una importante inyección de grupos mass media muy potentes, tampoco seamos ingenuos)

Queridos CEO, directores de marketing y empresarios, dejad ya de lado vuestras políticas de conversión. Amemos la masa informe de datos del branding y el contenido. Demos algo más de tiempo a las estrategias. Apostemos por lo creativo y lo valiente para obtener el maravilloso crecimiento orgánico, la miel dorada de nuestro trabajo diario.

Prefiero marcas valientes que marcas dormidas y aún hay muchas por despertar. Bienvenidas #bravebrands

 

Bea C.

Bea era una canalla. Bea era yo.

Empezó como un experimento social media y se acabó apropiando de mí y tomando vida propia. Yo acabé siendo Bea sin darme cuenta. Mucha gente me llamaba Bea. Y me hacía tanta gracia que tardaba en decirles la verdad, me llamo Zule. Era un lío.

Me conocían por Facebook y cuando pasábamos a la vida real seguía siendo Bea.

Antes de que se pusiera de moda trabajar con buyer persona, ya se recomendaba que analizaras los distintos perfiles de tu comunidad en redes sociales. Por eso, en mi primer trabajo como community en una conocida discoteca, mi compañera Eva y yo diseñamos algunos arquetipos con post it en la pared. El resto del equipo se mofaba de nosotras, nos llamaban las CSI, porque intentábamos pensar en el público que  venía cada fin de semana y luego nos buscaba en Facebook el lunes.

Nos fue de una enorme utilidad y conseguimos entender la amalgama de público que tenía que hacer match con nuestro contenido.

Fake

El tema era que me recomendaron que hiciera perfiles falsos para dinamizar la cuenta con los distintos arquetipos. Hicimos varios perfiles además de Bea. También un chico, llamado Marcos Ruiz y una relaciones públicas explosiva llamada Sandrita Noche. Sandrita llegó a ser mítica y era una asidua de los grupos de Facebook y de los etiquetados masivos. Tenía una manera de expresarse provocativa y graciosa y fueron muchísimos los usuarios rendidos a sus pies con las consiguientes risas en la oficina.

Bea era la macarra que sale por clubs de música electrónica y que por casualidad acaba una noche en esta discoteca de pre- reggaetón y ligoteo. No tiene pelos en la lengua, sale todos los fines de semana, tiene una vida activa en redes sociales…

Eran tiempos de ingenuidad en las redes sociales. Cuando la gente aún se tragaba lo de los concursos y la interacción era muy distinta a como es ahora. Eran tiempos en orgánico. Nos ayudábamos de fakes porque eran extremadamente útiles. Nos abrían la puerta a entender el target, a hablar su lenguaje. Nos metíamos en grupos, chateábamos.

No teníamos ningún presupuesto fijo para hacer promoción, pero nos pedían resultados. Los usuarios de Facebook nos permitieron hacer fans, promocionar fiestas, hacer marca… nos lo tomábamos súper en serio, creábamos contenido diferenciado para cada perfil. No te imagines que éramos spamers. Éramos súper reales y eficaces en nuestro cometido de poner la discoteca de moda y mejorar su reputación online.

Batallitas

He utilizado a Bea para infinidad de cosas. Me ha acompañado en los principales proyectos en los que he trabajado relacionados con el ocio nocturno y la industria de la música. A través de mi actividad he conocido a muchísima gente interesante, un networking distinto al de LinkedIn, pero que me ha sido muy útil igualmente. Todo el mundo está relacionado con todo el mundo en la noche de Madrid.

Bea asumió mi lado más creativo e irreverente. Era mi experimento personal en el que demostraba que con el contenido adecuado, podía ser un personaje distinto en mi perfil personal y en el ficticio.

Ella es la prueba de que todos podemos ser lo que queramos ser en redes sociales si sabemos comunicarlo.

La clave estaba en entender la ecuación público – contenido. Cuando compartía ciertos contenidos relacionados con música electrónica o clubbing en mi perfil personal, notaba que no tenían engagement. Directamente mis amigos de Facebook no entendían qué era aquello, porque mi madre estaba mezclada con gente del instituto, con amigos de la infancia, con amigos roqueros que pasan de la electrónica, con mi prima…

Pero Bea estaba alineada a un nicho y su contenido estaba justificado. Creo que este principio es aplicable a una marca. Su mensaje tiene que estar alineado con su público y su comunidad para que pueda haber entendimiento, conversación e interés mutuo.

En el último proyecto en el que Bea me fue útil, me sentí un poco asqueada. Noté que la ingenuidad ha dado paso a otro nivel de interacción.

Me he hecho mayor, pensé, ya no estoy para esto.

Y es verdad, supongo que aquello fueron mis primeras aventuras en esta profesión y ya he pasado con creces la mili. Pero sin duda, este trabajo de campo fue mi primera inmersión en las redes sociales y se lo recomiendo a cualquier community que quiera aprender y sienta pasión por su trabajo como yo.

Marketing digital y alumnos de Bellas Artes.

Qué haces aquí?

A menudo me preguntan qué hace una persona de Bellas Artes en esto de las redes sociales y el marketing digital. Me encanta que me lo pregunten, porque da pie a poder explicar que un timeline es una obra de arte. Sí, para mí lo es. Cada uno de los posts debe ser perfecto y encajar con el anterior y el siguiente. Son como piezas de un collar, todas iguales y diferentes, únicas y necesitadas las unas de las otras para ser un todo perfecto.

Otra de las cosas que me gusta explicar, si la situación lo permite, es que independientemente de que acabes pintando o esculpiendo o dedicando tu tiempo a generar follows, el rasgo que distingue a un estudiante salido de la facultad de Bellas Artes es su capacidad profesional de analizar imágenes. Cualquier tipo de imagen, tradicional, artística o publicitaria.

María Acaso

En el primer año de carrera tuve una asignatura obligatoria, Didáctica de la expresión plástica, impartida por la súper estimulante María Acaso. Y aquella asignatura tuvo una influencia en mí mayor que casi todas las demás, porque se trataba de una verdadera apertura de ojos, mente y analítica. Proponía una metodología de lectura de la imagen adaptable a cada alumno. A partir de unas sencillas claves, de repente, cualquier imagen mostraba su verdadero ser.

Y es que tanto el arte como la publicidad nos muestran imágenes que parecen ser algo y en realidad son mucho más, María lo llamaba la hiperrealidad. Y no deja de ser alucinante que en un mundo tiroteado por todo tipo de imágenes, no nos enseñen a leerlas de manera correcta en ninguno de los niveles obligatorios de educación.

Gracias a este entrenamiento podemos trabajar en publicidad con la seguridad de que sabemos qué nos quieren contar en realidad y la posibilidad de generar esos mismos códigos visuales a través de nuestra formación práctica en crearlos.

Visual makers

Volviendo al marketing online y social media, un profesional que viene de las Bellas artes trae de serie la capacidad de dirigir creativamente. Lo visual está en su ADN. Y además es capaz de dar unidad, sentido, crear un concepto que se engarce a la marca.

Un profesional con formación en Bellas Artes es capaz de generar contenido, estrategia y hacer un análisis profundo de los resultados, porque gran parte de su carrera consiste en crear contenido en torno a un concepto. Buscamos información, analizamos, enlazamos macro-ideas para llegar a micro- argumentos. Tenemos que saber escribir y presentar nuestras ideas con argumentos sólidos que dirijan a un objetivo, un porqué de las cosas. Creamos nuevos porqués y nuevos cauces para el pensamiento.

Un profesional con formación en Bellas Artes puede ser muy bueno haciendo storytelling porque una de nuestras pasiones es crear historias. Somos capaces de ver más allá, porque la creatividad es una llave para generar espacios de reflexión donde antes no existían, un vehículo para coger una idea y llevarla donde nunca se hubiera imaginado.

En definitiva, la creación de una marca requiere de creatividad, análisis, metodología aplicada en las diferentes fases. Dar visibilidad a esa marca hace necesario saber hacerla crecer, evolucionar, adaptarse. Hay que tener suficiente cultura general como para entender el flujo del mercado y los nichos donde es crucial posicionarla. Hay que ser capaz de entender las necesidades y adelantarse. Hay que crear todo un universo en torno a ella, exactamente igual que cuando te enfrentas a una idea para hacer realidad un proyecto artístico.

Recuerdo un profesor que tuve en la Escuela de Arte que nos decía siempre la inmensa cantidad de imágenes a las que estábamos sometidos de manera constante. (Piénsalo, cuántos productos visuales te llegan a lo largo del día). Cientos o incluso miles. Este profesor nos daba técnicas de grabado y lo que más le gustaba eran pequeños trabajos a tinta negra. Algo pequeño, sincero, matérico. Nosotros, como estudiantes primerizos queríamos grandes obras, formatos abusivos, cinco tintas, técnicas mixtas… ahora han pasado bastantes años y cada vez entiendo mejor lo que nos quería decir. La grandeza de las cosas no está en un tamaño imponente o en un aluvión de colorines, sino en la sinceridad, en la autenticidad de lo que haces. Eso es algo que intento hacer cada día en mi trabajo. Cositas bien hechas sea cual sea el tamaño, excelencia en cada post, como en una obra de arte. Como pequeños dibujos abstractos donde el papel y la tinta dialogan en una conversación atemporal.