Marketing digital WTF

marketing digital

El marketing digital es sinónimo de palabrejas, siglas y términos que en la mayoría de las ocasiones no tienen demasiada lógica para el neófito. Si te entra dolor de tripa cada vez que escuchas CTR, CTA, CPC, CPM o similar, sigue leyendo, porque te lo voy a explicar para dummies.

Trabajé en una agencia de marketing digital con clientes de pequeña y mediana empresa. El servicio que ofrecía era muy concreto y en general, funcionaba. Se hacía una web muy sencilla con un blog y se posicionaba a base de campañas SEM y contenido SEO. 

Un día nos visitó a la oficina uno de los clientes, el dueño de una empresa de limpieza. Mi compañero se encargaba de la estrategia de publicidad en Google y comentó con alegría que el CTR de las campañas había aumentado. 

La cara del CEO era un poema, revolviéndose en la silla y tirando de las mangas de su impoluta chaqueta. “Yo no sé si tengo eso que dices, pero no estoy recibiendo todas las peticiones de clientes que quisiera”.

Y así es. El que tu campaña tenga un promedio de clicks interesante y a buen precio no significa siempre que tu cliente esté facturando más. Hay una brecha entre el marketing digital, lo que entiende y recibe el cliente y lo que hace finalmente el usuario. 

Marketing digital para PYMES

Es una realidad. La mayoría de pequeñas y medianas empresas (no pienses en empresas con poca facturación, porque te estarías equivocando) necesitan a día de hoy marketing digital. El problema es que no saben para qué lo necesitan.

Lo cierto es que resulta muy difícil para ciertos negocios crecer si no dan con un buen asesor, profesional en el equipo o directivo avispado que les guíe. Crecer en negocio en otras zonas geográficas, vender on line, generar notoriedad para convertirse en una marca visible, son algunos de los retos a los que se enfrentan estas empresas sin llegar a entender que no se consigue de una sóla vez y en un sólo sentido. 

Sin querer convertir este post en un corta pega de autores clásicos del marketing, me permito reseñarte a Philip Kotler, considerado uno de los padres del marketing moderno. 

Este caballero con pinta de oficinista clásico nos regala perlas teóricas que se han convertido en la base de manifiesto de las grandes compañías de la era digital. 

 

Philip Kotler, conceptos inspiradores para entender el marketing moderno

El Marketing no es el arte de encontrar modos ingeniosos para exhibir lo que haces. El Marketing es el arte de crear genuino valor ante tus clientes, y ayudarlos a mejorar. Las palabras clave del Marketing son Calidad, servicio y valor.

👉 De aquí quédate con esto. Hablar de que tu producto es el mejor, con los mejores profesionales y las mejores ofertas no vale si quieres ir en serio. Así de simple.

La mejor publicidad la constituyen los clientes satisfechos.

🧐 ¿Te suena el término viral? Normalmente lo asociamos a ese video de gatitos que acumula cien millones de likes. En realidad, lo interesante aquí del término es que cuando un producto o servicio se viraliza es normalmente porque da en el clavo. Piensa en Uber, AirBnB o Facebook. La clave de su éxito fueron los propios usuarios. La viralidad es en mi opinión, el motor de tracción más potente con el que cuenta el marketing actual.

Es más importante hacer lo que es estratégicamente correcto, que lo que es inmediatamente rentable.

💪 CLAVE. En marketing digital aún más. Los movimientos magistrales en el negocio digital (como en todas las áreas de la vida) necesitan un tiempo. Con este ejemplo lo vas a entender bien. Si tu posicionamiento web es en muebles para tiendas, pero quieres hacer un viraje de negocio hacia tiendas de lujo y captar desde tu web a este tipo de clientes ¿Crees que lo conseguirás en un mes cambiando dos fotos y pagando a Google? Saca tus propias conclusiones.

Sólo hay una estrategia ganadora: definir cuidadosamente el mercado objetivo y dirigir hacia ese mercado una oferta superior.

🙌 Uff, uff. Hay tanto que decir aquí que me envalentono. ¿Qué estrategia seguirás? ¿Ser el más barato o ser el mejor? A partir de aquí, si decides ser el mejor, tienes que ponerte las pilas. Pensar en tu producto, tu propuesta de valor y sobre todas las cosas, pensar en tu cliente. Aquí enlazamos directamente con la potencia que nos dan la segmentación y los datos para entender el comportamiento del usuario y poder entender las tendencias del mercado.

Las compañías pobres ignoran a sus competidores, las compañías promedio imitan a sus competidores, y las compañías ganadoras guían a sus competidores.

😹 Así es. La mediocridad es un mal de nuestra sociedad que se materializa en la falta de valentía y creatividad de muchas marcas. Las marcas que de verdad se están moviendo en la dirección correcta son en general capaces de expresar sus valores e historia a través de su marketing. Si quieres ser irrelevante copia a tu competencia. 

Marketing de palabrejas

Ahora que ya estamos calentitos y entendemos que el marketing actual (me parece un poco absurdo separarlo de forma tan radical entre digital y no digital) no son todo siglas. Ahora que ya podemos entender un poco mejor que los conceptos clave no difieren mucho de lo tradicional, es decir, vender bien a quien está interesado en tu producto, podemos seguir avanzando. 

Las palabras en inglés, los acrónimos y toda la terminología que rodea el marketing digital es relativamente simple. Creo que es mucho más importante entender cómo llegamos a tener que emplear todos estos palabros. 

Es decir, la mayoría de esos términos que repatean a los profanos, son puntos de medición de acciones que se han ejecutado precisamente para eso, para poder medirlas. (Los famosos KPI´S o Key performance indicators).

 ⚡️ Vayamos al ejemplo que te accionará mentalmente para entenderlo. 

Si quieres lanzar tu producto en digital, lo más normal es que, en primer lugar, evalúes si tu producto encaja con los clientes a los que te enfocas. Para ello, preparas un anuncio en redes sociales (Facebook e Instagram) y lo promocionas a tus clientes potenciales. ¿Qué te hará saber si ese anuncio ha funcionado o no? Medir el alcance del anuncio y su interacción con los usuarios en el recorrido digital marcado.

Y para poder medir esa interacción tenemos diferentes vías como son el número de personas que han visto el anuncio, han clicado en él para visitar la página web o han hecho cualquier otra acción con nuestro contenido. 

Lo más normal es que con este anuncio esperes vender mucho. Pero la realidad es que no consigues más que unos datos confusos y ninguna venta. Esta es la lectura si tu punto de medición es VENDER en el primer anuncio. Pero ¿qué pasa si tu objetivo inicial es saber si tu producto gusta? Hay menos presión ¿verdad? 

Mira cómo cambia la cosa si la lectura de tu anuncio es:

  • Cuatrocientos mil usuarios de un público objetivo de un millón han visto la marca
  • Ciento cincuenta mil han visitado tu web
  • Setenta mil lo han vuelto a hacer en la semana siguiente

Gran parte del trabajo de un buen marketer es establecer hipótesis de mercado, validar estas ideas con datos y generar líneas de acción estratégicas a corto, medio y largo plazo.

Muy bien, pero WTF?

Si, si, ya sé que te había prometido explicarte un montón de términos #ddt (dolor de tripa). 

Pero por mi propia experiencia sé que este tema es muy pesado y lo más normal con mis alumnos es que cuando llego aquí empiecen a mirar a todos lados o incluso bostezar. 

Por eso y porque quiero verte la cara, te invito a mi próximo webinar WTF el jueves 20 de mayo a las 20h. Puedes entrar directamente en la reunión con este enlace a Google meet y te contaré muchas cosas que te hagan amar el marketing digital como lo hago yo. Te espero!!

Observatorio del branding

La semana pasada acudí al evento Observatorio de Branding, organizado por MKT (Asociación de marketing de España), el Foro de marcas renombradas españolas, Summa Branding y la consultora GFK.

La verdad es que fue una casualidad grande, ya que por recomendar en LinkedIn a una agencia con la que colaboro (alguien pedía una agencia de branding seria y creativa), vi el comentario de alguien recomendando Summa y explicando que este evento se desarrollaba al día siguiente en Caixa Forum. Te cuento esto, porque siempre que puedas, y más si es gratuitamente, acude a este tipo de eventos del sector. No te imaginas la de información que sacas y cómo le puedes sacar partido después a diferentes niveles 😉

Marcas que perduran

El tema de la ponencia del CEO de Summa me pareció súper interesante. Además, era un ponente de primera con la templanza y naturalidad que irradia alguien acostumbrado a hablar en público. El eje que atravesaba todo el evento era el de las marcas que perduran. Marcas longevas que saben adaptarse al devenir del tiempo y trascienden el producto, algo muy complicado en los tiempos de inmediatez en los que vivimos.

En sus propias palabras:

En un mundo automatizado y digital, la marca es el interfaz con el que el consumidor habla y se identifica. Son marcas humanas que lanzan un reto a la resiliencia. Que se fortalecen en el cambio y exploran de manera valiente el fracaso y hasta el rechazo.

Un ejemplo célebre es el de Barbie y la marca Mattel, que han tenido que desarrollar todo un universo de nuevas referencias para resistir la embestida de la mujer del siglo XXI. La muñeca se ha transformado por dentro y por fuera, al igual que la compañía, desarrollando nuevos productos mestizos, afroamericanos o lanzando al mercado una línea inspirada en grandes mujeres de la historia como Frida Khalo.

Lego sirvió de ejemplo para ilustrar la idea de compañía que diversifica producto y acaba perdiendo su esencia. Cuando entendieron que los niños sólo quieren piezas con las que crear sus propios juguetes, volvieron sobre sus pasos y retomaron su enfoque original, perviviendo hasta hoy como unas de las marcas infantiles esenciales en cualquier armario de juguetes.

Por supuesto, Coca- Cola tenía que aparecer en este recorrido. Una compañía que ha puesto en abierto su estrategia de marketing y que decidió de manera radical, dar la vuelta a su presupuesto y destinar el 70% a la creación de contenido relevante y dejar el restante 30% para su distribución en medios. ¡Cuántas empresas deberían hacer lo mismo!

Y como colofón de ejemplos de branding que trasciende su propio producto, llegamos a Apple, una marca que supo recoger los valores esenciales de la música, el arte o la creación para nutrirse, crecer y convertirse en icono. Ha subido, ha bajado, pero siempre ha sabido estar en la vanguardia y avanzar en la misma dirección que las necesidades del consumidor, más allá del verdadero valor de alguno de sus productos.

Relevancia, resiliencia, empatía, verdadera mentalidad digital y vocación social son algunas de las características de las marcas que perduran en un mundo donde muchas pasan sin pena ni gloria en periodos mucho más cortos de tiempo.

Branding de resultados

Y en relación a esto se mostraron datos muy concretos acerca del valor que el consumidor actual le da al impacto social positivo de las marcas en la sociedad. Estas compañías facturan un +125% total al año y el comprador tiene un 55% más de intención de compra hacia sus productos.

Ya no pueden tratarse de posturas cosméticas que sólo ayuden a reflejar una mejor imagen de marca. Deben comprometerse de manera honesta y con acciones que hagan de este mundo un lugar mejor.

Ese es el verdadero contenido que la sociedad está demandando y la mayoría de las marcas están dejando de lado, para mantenerse en estrategias de marketing de pura promoción y venta.

Los datos hablan por sí solos y el branding, lejos de ser una disciplina intangible y que no da resultados, cada día se revela de manera más analítica, útil y comercial para las empresas que deciden ponerlo en su foco estratégico.

La ponencia continuó con Javier Gómez, quien con más de 20 años en la Consultoría de marca, trajo aún más datos relevantes y contenido audiovisual inspirador creado en GFK. Pero esta parte te la contaré en la segunda parte de este artículo (no quiero aturdirte!).

Unicornios, éxito y community managers.

Hace ya algún tiempo conocí a un fotógrafo de moda muy interesante. En una de nuestras conversaciones tuve la oportunidad de intercambiar opiniones y me comentó que tenía un nuevo proyecto, enfocado al mercado del arte y quería saber mi opinión profesional al respecto. Le pregunté que cómo pensaba dar a conocer su trabajo, que había ideado bajo una nueva falsa identidad. Su respuesta me dejó intrigada: “Lo voy a dar a conocer por Internet y redes sociales”.

De manera sutil fui haciendo preguntas para encontrar una respuesta sencilla y útil a mi interlocutor. De momento, tenía un buen lío de branding, ya que tenía a la vez tres marcas conviviendo de forma poco clara. Su agencia, su trabajo personal y el fake artista al que quería dar vida. De manera que tenía que encontrar el modo de interconectar las tres de manera coherente.

Pero lo más sorprendente del asunto es que este profesional de la moda, el diseño y la publicidad, con muchos años de experiencia, mostraba un desconocimiento absoluto del mundo social media, pero aún así creía que podía llegar a vender su obra a los más altos niveles y a precios desorbitados con un usuario de Facebook.

Una vez más, la teoría del unicornio haciendo de las suyas.

Como primer paso, le recomendé hacerse una fanpage en lugar de un usuario, pero no entendía la diferencia entre ambas cosas. Y a continuación la pregunta del millón: ¿Cómo piensas conseguir visitas a tu fanpage o a tu web para generar interés y reputación?

Cuando llegamos a este momento de la conversación empezó a quedarle claro que hay bastantes cosas que pensar antes de iniciar un trabajo a ciegas que puede no conducir a nada. La palabra “estrategia” es el punto de inflexión en este tipo de conversaciones y deja patente que alcanzar un objetivo a través de las redes sociales no es cosa de un día por muy alucinante que sea tu producto.

Mi conclusión es que muchos profesionales serios que de alguna manera tocan en sus actividades con  social media están aún confundidos y no legitiman el trabajo profesional del estratega y el community. Es lo que llamo la teoría del unicornio. Pensar que es posible alcanzar grandes objetivos sin inversión ni estrategia desemboca en escepticismo y en la sensación equivocada de que el trabajo no vale para nada.

Para concluir una pregunta: Si a través de mi trabajo lograra que este artista difundiera su obra desde cero y la vendiera a miles de euros en las más altas esferas del mercado del arte, cosa que con presupuesto y tiempo considero posible…¿Cuánto debería cobrarle? Desde luego no un miserable fee como muchos pretenden sino un porcentaje jugoso de cada venta…

Por favor, los community managers no son unicornios. No tenemos poderes. Planificamos, trabajamos y obtenemos resultados con tiempo, dedicación y presupuesto.

Es un trabajo serio y aunque lon parezca, no puede hacerlo cualquiera, como venimos reclamando muchos de nosotros en nuestros blogs y publicaciones. Desde luego, cualquiera puede hacer una fanpage, una cuenta de twitter o un Pinterest, pero es necesario tener objetivos claros y plausibles. Y sobre todo, trabajar cada día.

Update: Ha pasado ya mucho tiempo de aquella conversación. Diría que unos cinco años. Las cosas han cambiado mucho en la percepción de las posibilidades de las redes sociales para posicionar y vender cualquier producto. Hoy este mismo artista me diría que todo está ahí.

Continué siguiendo su trabajo y he de reconcocer que finalmente consiguió enderezar el lío que tenía de branding y dar salida a una obra muy interesante. Realmente ha conseguido crear un producto artístico vendible e interesante. Le he visto en relación a alguna marca potente y crecer lentamente en Instagram.

Esto demuestra que efectivamente se puede trabajar en redes sociales sin necesidad de un especialista. ¿La diferencia? Que no se alcanzan los objetivos ni en tiempo ni en calidad. Me pregunto de qué hubieramos sido capaces si hubieramos trabajado juntos…

Yoyorama

Aran, la jefa

Arantza es de esas tías con las que mola trabajar. Tiene todo muy claro y no te hace perder ni un minuto. Llegó en el momento oportuno, justo cuando acababa el proyecto en el que había estado inmersa cinco meses.

Me contactó a través de Salva, mi amigo y compañero de trabajo y aventuras por mucho tiempo en Shoko Madrid. Ellos se conocían también a través de colaboraciones profesionales y se habían caído bien mutuamente. Necesitaba alguien que le ayudara con su proyecto de emprendimiento en redes sociales y digital.

Fuimos enviándonos mails y haciendo alguna llamada durante las vacaciones de ambas. Cerramos el acuerdo entre chancletas y toallas, mientras hacíamos interrupciones para atender a nuestros respectivos hijos ;D

El proyecto

Yoyorama es una marca chula. A diferencia de la mayoría de proyectos, en los que a veces la fase inicial se consume en desarrollar más el branding y la creatividad, Yoyorama derrochaba frescura y rollo en cada planteamiento. Yoyorama crea contenido para familias cool. Padres con hijos que no pierden el interés por las cosas bonitas y el diseño puntero.

La idea de Arantza, una profesional con mucha experiencia en el ámbito publicitario y editorial, era testear la marca y sus contenidos en Instagram antes de iniciar una ronda de contactos con marcas relacionadas. Ya disponía de un diseño corporativo y un calendario de contenidos muy armado e interesante.

Mi rol

Lo que esta emprendedora necesitaba era un calendario de publicaciones que pudiera promocionar y una estrategia publicitaria en Instagram que apuntara a un target determinado. También estudiamos diferentes hashtags que pudieran posicionarla más rápidamente en el sector concreto en el que quería desarrollar la visibilidad de la marca.

Una vez terminada esta campaña, quedamos en que tendríamos una masterclass en la que veríamos su caso con detenimiento y le enseñaría a hacer sus propias campañas en Instagram.

Le propuse a Arantza una serie de cinco posts con copy y sus diseños. Aunque le gustaron, finalmente utilizamos los suyos, lo tenía muy claro y no quería duplicar tonos, algo con lo que estuve totalmente de acuerdo.

La campaña

Desde el principio, la campaña funcionó.

Debo decir que odio el sistema publicitario de Instagram. Es opaco y lioso. Por favor, señores de Facebook, revisen todo y vuelvan a empezar!

Hicimos distintos tipos de anuncios y todos tenían un alto engagement. Estaba claro que la marca era un éxito y la culpable era Arantza y su fino diseño, unido a un contenido realmente interesante, en el que mezclaba referencias a fotógrafos que utilizan  el mundo infantil en su obra, alucinantes objetos de diseño como la bicicleta Banwood o los total looks para niños cool con diferentes marcas punteras.

La formación

Pude por fin conocer a Arantza en persona cuando me visitó para la clase de formación. A lo largo de mi experiencia he aprendido a entender cuando un empresario decide llevar él mismo sus redes sociales y en este caso, ella estaba de sobra preparada para afrontar el reto.

Nos detuvimos en ir paso a paso con el administrador de anuncios y las diferentes métricas que aporta mientras también atacábamos a ciertos aspectos de su estrategia digital y la conveniencia o no de crear otros canales de comunicación.

Arantza es muy analítica y entendió rápidamente en qué consiste la balanza entre contenido en orgánico y promocionado, las diferentes modalidades publicitarias y sus objetivos y cómo si mantenía su ritmo diario de contenido de calidad podría muy pronto ser una cuenta de éxito.

El resultado

Si bien no todas las publicaciones han ido asociadas a promoción, los posts en orgánico han mantenido un perfil de interacción muy alto.

Se ha mantenido una estrategia de múltiples hashtags asociados al segmento donde se quería posicionar la marca dando como resultado una comunidad en aumento, que era el principal objetivo. El proyecto arrancó en la primera semana de septiembre y a mediados de octubre ya tiene una base de mil fans.

Bravo por Yoyorama y por su creadora, Arantza.

 

Kampaii

Cómo empezó

Conocí a los chicos de Kampaii por un colaborador común. Estaban ya moviendo la app a nivel comercial y querían incluir el espacio para eventos en el que yo trabajaba. Se trataba de una app móvil dirigida a usuario final con la que podías comprar copas y entradas para discotecas con descuento. Había una labor comercial por detrás muy ardua, ya que debían operar B2B y convencer al complicado empresario de la noche para que implementara de manera interna su sistema.

Meses después vi una oferta en Domestika para responsable de marketing y llamé directamente a Manuel, el director comercial, a quien ya había conocido, para cerrar una entrevista.

Estos chicos eran duros. No se conformaron con mis recomendaciones y mi currículum. Tuve que hacer una propuesta específica y venderla delante de sus inversores y equipo. Había otros candidatos. Pero yo estaba muy decidida a conseguirlo y centré mi propuesta en el cambio conceptual de la marca que realmente no era acertado. Habían desarrollado, junto a una agencia de publicidad, una idea poco adecuada y mi primera tarea fue desmontar todo esto y crearlo de cero.

Fui la primera en hacer la presentación y según llegué a casa me llamaron para empezar de inmediato. Era un 7 de enero y el 11 ya estaba en su oficina.

Aquello era el mayor reto al que me había enfrentado. No sólo porque no tenía experiencia en adquisición de usuarios en mobile, sino porque realmente necesitaban a alguien que cogiera aquel barullo y lo convirtiera en un verdadero  flujo de trabajo con objetivos reales de marketing.

Win to Win

Recuerdo el primer día que presenté la estrategia ante todo el equipo. Había estado todo el fin de semana trabajando en ello y le puse un título gigante que ocupaba toda la primera diapositiva. ESTRATEGIA WIN TO WIN. Teníamos que abordar muchos cambios y de manera muy ágil. Me miraron sorprendidos, pero conseguí que me tomaran en serio. Y así empezó todo.

Hicimos muchas cosas chulas y todos aprendimos más de lo que esperábamos. Éramos un gran pequeño equipo con ganas de hacer las cosas muy bien. La clave fue trabajar con metodología agile, definiendo y planificando muy bien los hitos que había que alcanzar. Pero sobre todo, la clave fue la manera en cómo nos alineamos todos los departamentos y miembros del equipo. Me gusta pensar que aun siendo pequeños lo hicimos tan bien como los grandes.

La marca se renovó por completo. A nivel de contenidos conseguí crear un método que maximizaba los resultados, con piezas versátiles que se adaptaban a una entrada de blog o un newsletter. Creativamente éramos imparables.

Conseguimos en tiempo récord rehacer una web pobre y convertirla en un potente buscador estructurado con ofertas semanales atractivas para el usuario. A nivel SEO trabajamos duro.

En cuanto al flujo de usuario y la automatización realmente lo hicimos muy bien. Segmentamos la oferta por edad y gustos, hicimos la app dinámica para que cada fin de semana fuera distinta y atrajera a la compra. Creamos mil tipos de push con testings A/B.

Colaboramos con micro influencers en eventos muy pequeños en los locales con los que ya trabajamos. Los resultados fueron muy buenos a nivel de contenidos y adquisición de usuarios.

Bye Bye inversores

Cuando ya estábamos planteando una expansión nacional con diferentes partners, los inversores se echaron atrás. Justo cuando aquello estaba a punto de tener futuro, tuvimos que abandonar el proyecto.  La pena fue inmensa, ya que habíamos trabajado muy duro y el equipo estaba cohesionado. A veces los inversores se van cuando tienen que quedarse.

Pero estas son las cosas que tiene el mundo del emprendimiento. No me arrepiento de haber tomado este riesgo y haberlo convertido en una oportunidad para formarme como la profesional que soy a día de hoy. Además, hice buenos amigos…

Proartso

La ONG

Si hay un proyecto en el que me he involucrado y he encontrado la total confianza y la valentía para crear una bravebrand, ha sido con esta ONG española con presencia internacional.

Proartso es una ONG independiente que pretende transformar la realidad social y medioambiental a través del arte. Formada por un equipo multicultural (España, Colombia, Inglaterra) de creadores en todas las ramas artísticas (realizadores, compositores, diseñadores, escultores, performances…) se ha posicionado a través de su trabajo en Ibiza y ha desarrollado ya proyectos en Barcelona, Colombia y Madrid. Si bien, actualmente prepara su expansión a Inglaterra, México y Miami.

Situación

Aunque conocía la actividad de Proartso por mi amistad con su fundadora, no era consciente de la enorme fuerza y valor diferenciador que esta ONG transmite. Su foco de acción se reparte en diferentes áreas, pero es evidente que tratan de transformar a través de la energía inagotable de la sensibilidad y la apertura de mentes que produce el arte en las personas.

Por esta razón, sus talleres, acciones y mensajes no han pasado desapercibidos para organismos tan importantes como la ONU, el Ayuntamiento de Barcelona o las administraciones locales de zonas desfavorecidas de Colombia.

Estrategia

Aunque inicialmente mi tarea era desarrollar un plan de marketing, finalmente he asumido la dirección de estrategia y he de decir que es la primera vez que tengo esta gran oportunidad. Me siento agradecida por tanta confianza y espero estar a la altura.

Proartso necesitaba identificar mejor la estructura interna del equipo y la asignación de tareas. Por ello, planteamos desde el inicio tener una herramienta de gestión interna que se pudiera administrar de manera central. Elegimos Asana y comenzamos a crear un workflow estable que pudiera dar salida a los proyectos.

En paralelo, hemos invertido muchísimas horas en repensar Proartso desde todas las perspectivas posibles, definiendo por el camino la imagen de marca, la presencia y la comunicación que esta ONG debe tener a diferentes niveles.

Otra de las tareas importantes ha sido definir el producto. Es decir, diseñar y catalogar de forma completa cada una de las acciones que desarrolla la entidad tanto para empresa privada como pública, así como las iniciativas que de manera autónoma lleva a cabo Proartso en el ámbito de la transformación ecológica y social.

El futuro

Es pronto para poder hablar de resultados. Tras un intenso mes de trabajo, tenemos un flujo de trabajo estable en el cada miembro de la organización entiende la jerarquía de desarrollo de proyectos. La comunicación ahora es fluida entre departamentos (en diferentes y muy lejanas partes del mundo).

Hemos establecido nuevas prioridades y catalogado cada una de las actividades en las que podemos involucrarnos, permitiendo de esta manera, plantear una estrategia a corto, medio y largo plazo.

Avanzamos ya a buen ritmo en un nuevo site, una nueva estrategia de contenidos alineada a SEO (claramente esto hay que posicionarlo en orgánico) y a la difusión del proyecto a través de los canales de marketing digital.

Proartso no sólo es un gran proyecto para un profesional creativo y estratégico como yo. Es una oportunidad por apostar por un mundo mejor, más responsable, más limpio, más respetuoso. Creo en el poder transformador del arte (por algo estudié Bellas Artes) y creo que el destino me ha traído hasta Proartso para contribuir con mi granito de arena en algo mucho más grande.