Método Zulesan

Método Zulesan

El año pasado me propuse varias cosas y entre ellas estaba crear una metodología.

La razón de fijarme este objetivo fue en un principio, resumir en sencillos pasos un protocolo que hiciera más eficiente el flujo de trabajo con agencias y clientes. Con el tiempo, he ido profundizando cada vez más en el tema hasta alcanzar conclusiones que me han ayudado a enfocar mi mensaje y la solución que trata de aportar #MetodoZulesan.

A lo largo de estos meses he ido estudiando y definiendo cada vez mejor los problemas del pequeño cliente. He pedido ayuda en LinkedIn, haciendo preguntas directas y lanzando ideas, para recoger una información muy valiosa de la comunidad que he aplicado en el desarrollo del método.

He intentado formular con mayor precisión los miedos de este tipo de cliente en relación a la gestión profesional de las redes sociales para sus negocios. Y una gran verdad que he podido entender es que son servicios muy personalizados y que resultan caros para el empresario y de poco margen para el profesional. El stress por conseguir un retorno rápido de la inversión es contrario al trabajo bien hecho en social media, a no ser que tengas mucho presupuesto. Además vicia las expectativas acerca del trabajo y la inversión realizada por el cliente, obligando al profesional a estar continuamente aclarando, informando y poniendo en valor los resultados. ¿Qué hacer entonces si a ninguno nos resulta rentable?

Pensé, si los clientes tienen una mínima formación previa en social media, sabrán aprovechar mejor el servicio, entender los resultados obtenidos en relación a las expectativas, podrá aprovechar nuestro servicio para generar ventas y negocio y pagará encantado el valor verdadero que ofrecemos. Por otra parte, el profesional tendrá más margen porque el cliente estará mejor formado y podrá objetivar mejor sus necesidades y optimizar el tiempo . Vaya lío de palabras verdad?

La cosa se puso interesante cuando decidí lanzarme a dar un taller y exponer mis ideas ante diez alumnos para validar mis hipótesis. WOW, el hecho de conseguir que diez personas me confirmaran su asistencia para oirme hablar me pareció un auténtico triunfo.

Pocos días antes de la charla el mundó paró, cerraron mi coworking y tuve que suspender el taller. Mi compromiso fue enviar un documento para compensarles. Pero una presentación no es un documento que explique paso a paso tu método y eso me obligó a replantear el trabajo hecho desde cero. Me ha llevado dos meses de trabajo y acostarme muy tarde, poder sintetizar tres horas de mi incontenible verborrea en este documento.

Al final, y por no aburrirte, he intentado hacer un método basado en mis propios experimentos validados, es decir, aquellos que tengo probado que funcionan al cien por cien. Un método sencillo, en tres pasos, de principio a fin. Una fórmula bastante infalible para arrancar con buen pie tu gestión en redes sociales si no tienes equipo ni dinero ni formación específica, pero sabes que lo necesitas para tu marca personal o negocio.

Lo he creado para autónomos, pequeños empresarios, artistas, pequeño comercio… Para todos esos profesionales que necesitan llevar sus redes ellos mismos y no saben por dónde empezar. Para empresitas pequeñas con un becario que tiene buena intención, pero no se organiza. Para esos emprendedores que quieren saber si su producto llamaría la atención y pueden validar su idea con cuatro anuncios en Instagram. Para juniors que se enfrentan a sus primeros clientes o estrategias.

Lo que más me gusta es que antes de compartirlo aquí, he ido recogiendo los comentarios de los alumnos del taller, de colegas de profesión a los que admiro y valoro, de antiguos y actuales clientes y de algunas personas escogidas que me han regalado tiempo y feedback. Mil, mil gracias, porque realmente he cambiado y mejorado cosas gracias a vuestras recomendaciones.

Mi idea es ir afinando el método haciéndolo más y más fácil. También necesita un buen repaso de diseño final. Pero el meollo está ahí. Estaré encantada de que me des tu opinión;)

 

Cómo encontrar trabajo en septiembre

Cómo encontrar trabajo en septiembre

Me he quedado sin trabajo tres veranos seguidos. La primera vez pasaron seis meses hasta que encontré un nuevo puesto. La segunda, conseguí un nuevo empleo en un mes. La tercera, decidí hacerme autónoma para que nunca más me despidieran en vacaciones. 

Si ha llegado septiembre y estás sin trabajo, piensa que hay muchísima gente que está pasando por lo mismo que tú. No creas que eres único, miles de empleados pierden su trabajo todos los días y no por eso son peores personas o profesionales. Lo primero que te invito a pensar es algo muy manido, pero cierto: no te autocompadezcas y adelante.

Te voy a contar algunas de las cosas que me han pasado en tres búsquedas de empleo en septiembre.

Septiembre es un mes en el que se mueve trabajo y hay posibilidad de entrevistas. Es un mes lleno de procesos para encontrar tu oportunidad y yo las he encontrado, siempre de maneras diferentes. Creo que lo más importante es tener claro lo que quieres conseguir e ir a por ello. Lo de actitud frente a aptitud es cierto.

Mi primer septiembre

En 2016, trabajaba en una start up. Las cosas no iban muy bien a nivel negocio, pero no esperábamos perder la inversión por completo y acabar en la calle. Me ví, junto a otros compañeros, recogiendo mis cosas una mañana de julio. Como facturaba como autónoma, me dieron el sueldo pendiente y me ví sin paro ni un plan B. 

Como encontrar trabajo en septiembre

En esta etapa, reconozco que estaba algo verde. Realmente no sabía como ahora lo que hago bien, ni hacia donde dirigir mi carrera. No sabía ni siquiera cuál era mi rango salarial. Quería trabajar a  toda costa y rápido, quería encajar en otro equipo, liderar como venía haciéndolo. Pero aún tenía que coger mucha más experiencia y demostrar mucho más.

Todo esto se trasladaba en las entrevistas, ya que mi cv mostraba un perfil muy interesante, pero se me notaba ansia y falta de experiencia. Tuve muchas entrevistas, de todo tipo y notaba que dejaba muy buena impresión en los entrevistadores, pero no me ajustaba exactamente por una u otra causa (falta de experiencia en gran consumo, no tener certificado de esta o cual herramienta, un candidato de última hora que me arrebata el puesto).

Quedar finalista y que no te cojan es mejor a que ni llamen, pero te hace perder mucho tiempo y lo pasas bastante mal. Es verdad que por el camino aprendes mucho de ti mismo, de tus fortalezas y debilidades y el verdadero valor de tu perfil en el entorno laboral del sector.

?? Consejos si te falta experiencia en tu cv: 

  • Ten siempre tu currículum  actualizado en español e inglés.
  • Sé realista con tus oportunidades y sincero contigo mismo. Preséntate a ofertas que realmente se ajusten a tu perfil.
  • Si te dedicas a algo creativo como yo, revisa cada cierto tiempo tu porfolio y mantenlo siempre al día. Aporta datos que avalen tu labor.
  • Ten preparada tu respuesta en cuanto a rango salarial y condiciones.
  • Si quieres optar a un puesto en consultora prepara un cv plano. Tienes buenos ejemplos en internet.
  • Si es necesario resume tu experiencia a lo más importante, un cv enfocado es más atractivo.
  • Define tu búsqueda en torno a un puesto y orienta el cv y el material que tengas para enseñar a ese puesto. Haz varios cvs si es necesario.
  • En un primer round utiliza plataformas como Indeed, que muestran ofertas de numerosos portales.
  • Haz de una vez todos los perfiles en distintos portales de empleo, ya que desde Indeed te redirigirá y tendrás que ser usuario para registrarte en la oferta.
  • No pongas en LinkedIn “En búsqueda activa”, es algo que repele a los reclutadores.

Mi segundo septiembre

Por fin conseguí un puesto. Duré poco y ahora veo los motivos. Acepté un puesto por debajo de mi rango salarial y expectativas de crecimiento. Quería más involucración y asumir más responsabilidad, pero no me habían contratado para eso. Realmente no era la persona adecuada para el puesto.

Cómo encontrar trabajo en septiembre

Al marcharme de la oficina me fuí directa a casa con la cabeza dando vueltas. Encendí el ordenador y abrí la web de Domestika,  donde tantas veces he conseguido entrevistas y trabajos (mis dos mejores clientes en la actualidad lo son gracias a un anuncio de Domestika). Esta vez ya tenía mi cv actualizado y mi porfolio en buena forma, por lo que pude reaccionar de manera inmediata.

Me presenté a un par de ofertas de marketing digital. Me llamaron de una y empecé al mes como responsable de marketing. Curiosamente estaba a dos calles de mi anterior oficina. Además, mantuve el anterior trabajo, pero como freelance.

En esta ocasión, había cogido experiencia y tenía mucho más claro lo que quería (y lo que no). Supe transmitir mejor mi valor como profesional y las expectativas salariales en las que me movía. Tenía más confianza en mí misma, en los objetivos que puedo conseguir y en mi manera de trabajar. Me llevé el puesto y empecé el 13 de septiembre.

?? Consejos si te sientes con confianza:

  • Mantén la cabeza fría y empieza a buscar trabajo desde el minuto cero.
  • Si eres creativo o te dedicas al marketing, publicidad o sector tecnológico, te interesa Domestika. Hay ofertas nuevas todos los días y se mueve trabajo en empresas top.
  • Funciona mucho mejor enviar un pdf de trabajos que una web.
  • Ten actitud y piensa que puedes aportar valor en cualquier empresa a la que vayas.
  • Sé natural y honesto. Una entrevista es una reunión entre dos profesionales. 
  • El despido que hoy te deja aturdido, puede traer algo mejor para tu carrera.

La última vez

Cuando tomas la decisión de cambiar, nunca sabes si acertarás. Y eso fue lo que me pasó al aceptar un reto, que surgió inesperadamente. Las cosas no fueron lo que esperábamos mutuamente y tras un breve, pero muy intenso periodo, me comunicaron que querían cambiar de estrategia y eso pasaba por suprimir un par de puestos, entre ellos el mío.

Esta vez tenía paro y una buena salida de la empresa. Todo ocurrió el día antes de mis vacaciones, mi familia me esperaba en la playa y yo tenía un coche reservado. Me fuí, confusa aunque entera, rumbo a la playa y entendí que no quería que nunca más me despidieran en verano. 

Como encontrar trabajo en septiembre

Empecé a coger clientes mini, pasé un momento crítico a principios de año y remonté hasta este septiembre, en el que arranco proyectos y mantengo otros iniciados en marzo. No ha habido despido y he podido realmente desconectar una semana mi mente tras tres años de vacaciones algo tensas y vueltas a la realidad post vacacional cargadas de dudas.

Yo escogí este camino de trabajar como autónoma por mis circunstancias y porque necesitaba probarme como profesional. Con este artículo no te estoy diciendo que tú hagas lo mismo. Sólo te cuento mi historia por si te puede ser de utilidad en tu proceso de búsqueda.

?? Consejos si te puedes permitir un periodo de reflexión

  • Si tienes paro o ahorros quizá sea el momento de reflexión que estabas buscando.
  • Fórmate en algo que te haga crecer como profesional. Es el dinero mejor invertido.
  • Hacer deporte viene muy bien y te da energía mental para poder con todo. Para mi es esencial a día de hoy (y antes no lo era!)
  • Piensa a lo grande. Luego analiza tus oportunidades reales y haz un mapa mental de la situación.
  • Analiza las ofertas y adapta tu cv y propuesta de valor.
  • Habla con profesionales que tengas en estima. Yo busqué inmediatamente a Carlos Penalva, quien me dió excelentes consejos, contactos y un chute de energía impresionante. Un mentor es un tesoro.
  • Habla con tu entorno, sin desesperaciones, cuenta lo sucedido y busca sinergia. Entre tu gente próxima puede estar tu primera oportunidad. Yo hablé con Alejandro Herrero tomando una copa y resultó ser co- founder de una agencia chulísima con la que he estado trabajando en proyectos increíbles.

Sin postureo

Mi realidad es que de las pocas ofertas suculentas a las que puedo presentarme para tantear mi posible atractivo como candidata, no me llaman de ninguna. Es lógico, porque me apunto desde LinkedIn, donde tengo todo orientado a mi perfil freelance.

No soy una candidata top, tengo 40 años, muchas idas y venidas en el currículum. He estudiado bellas artes y luego un máster de negocio. No tengo inglés profesional. ¡Me paso el día en LinkedIn!

marca personal trabajo septiembre

Pero en este último año no he parado de trabajar, he adquirido mucha experiencia, nuevos skills, algunos galones que me hacían falta, he trabajado con mucha gente estupenda, he iniciado proyectos, he abandonado proyectos, he pasado muchísimas horas escribiendo frente al ordenador. Y sobre todo, he conseguido que no me despidan otro verano y avanzar en mi carrera profesional.

Por eso, a tí que me lees desesperanzado, sabiendo que lo que viene por delante va a ser duro, que sientes esa vulnerabilidad que da el perder tu empleo, que miras la cuenta bancaria con miedo, que rondas los 40 y sabes que tienes que jugar tus cartas bien y rápido. O a ti, que ya sabes lo que quieres, pero necesitas esa oportunidad para coger experiencia y optar a un buen empleo. A ti, quiero decirte, que te entiendo. Que lo he pasado y que nadie sabe lo duro que es hasta que no le toca. Suerte y por ello.

 

 

Las mandarinas del abuelo

Casualidades

Nunca dejará de sorprenderme la serendipia. Ni siquiera conocía esta palabra hasta hace poco y es curioso, porque casi toda mi vida profesional ha girado en torno a fabulosas casualidades.

Conocí a Elisenda  en un cumpleaños infantil al que habían invitado a nuestros respectivos hijos y el flechazo fue mutuo. Esta increíble mujer catalana tiene tres hijos muy pequeños y una pasión tremenda por todo lo que desarrolla. Me contó que tenía unas tierras que había heredado de su familia. Están en Tortosa, provincia de Tarragona. Y allí cultivan, desde que las heredó su abuelo en los años 50, las mejores mandarinas que existen.

 

Quería testear el producto en Facebook y crear una marca, ya tenía una página web medio hecha y unos diseños corporativos de etiqueta. Quedamos en hablar esa misma semana.

Una historia emocionante

La razón por la que decidí colaborar con ella fue porque el storytelling que intuía en aquel proyecto era una maravilla. Me envió fotos antiguas de las tierras y de los abuelos Franquet. Me fascinó por completo. Podía adivinar que si me hacía caso, si verdaderamente decidía seguir el camino bravebrand, aquello era un productazo.

Elisenda confió en mi criterio y me dejó trabajar desde abajo, cogiendo aquella historia y desarrollando un pequeño relato de marca en el que hacíamos partícipe al lector, buscando su reinterpretación. Queríamos que pudieran oler y sentir estas mandarinas, recordar la infancia, volver a esos recuerdos que todos tenemos asociados al olor de la fruta, los abrazos infantiles y los rayos de sol rozando en la cara. Creamos la historia del pasado y la del presente, la historia de los herederos del abuelo Franquet.

 

Trabajamos los contenidos en esta parte y definimos en paralelo las fotos que iban a lanzar el producto en Facebook. También optimizamos la experiencia de usuario en la web, priorizando la historia sobre la compra directa.

La fruta de verdad

Los resultados fueron espectaculares. Hicimos un calendario de 5 posts con una promoción super simple de interacción y segmentado a capitales de España. Tal como me imaginaba el engagement fue increíble, lo que permitió abaratar el gasto y redirigir mucho tráfico a la web. La historia realmente caló y fue emocionante leer los comentarios en los que la gente compartía sus historias de infancia y los recuerdos en torno al olor de la buena fruta, la fruta de verdad.

Este proyecto ejemplifica a la perfección que hoy en día el storytelling puede ser un activo de venta poderoso. Un valor diferencial que puede hacer destacar un producto nuevo de entre la inmensa cantidad de mensajes que se superponen a diario en la red.

Se sigue infravalorando la capacidad de la generación de historias en el branding como herramienta para el marketing, por su supuesta incapacidad de ser medido. Pero estoy segura de que la campaña de las Mandarinas del abuelo no hubiera rendido tanto con un presupuesto tan ajustado si se hubiera utilizado una creatividad típica, en la que no se apelara a los sentidos, a las historias de familia y la honestidad de lo que es auténtico.

 

Yoyorama

Aran, la jefa

Arantza es de esas tías con las que mola trabajar. Tiene todo muy claro y no te hace perder ni un minuto. Llegó en el momento oportuno, justo cuando acababa el proyecto en el que había estado inmersa cinco meses.

Me contactó a través de Salva, mi amigo y compañero de trabajo y aventuras por mucho tiempo en Shoko Madrid. Ellos se conocían también a través de colaboraciones profesionales y se habían caído bien mutuamente. Necesitaba alguien que le ayudara con su proyecto de emprendimiento en redes sociales y digital.

Fuimos enviándonos mails y haciendo alguna llamada durante las vacaciones de ambas. Cerramos el acuerdo entre chancletas y toallas, mientras hacíamos interrupciones para atender a nuestros respectivos hijos ;D

El proyecto

Yoyorama es una marca chula. A diferencia de la mayoría de proyectos, en los que a veces la fase inicial se consume en desarrollar más el branding y la creatividad, Yoyorama derrochaba frescura y rollo en cada planteamiento. Yoyorama crea contenido para familias cool. Padres con hijos que no pierden el interés por las cosas bonitas y el diseño puntero.

La idea de Arantza, una profesional con mucha experiencia en el ámbito publicitario y editorial, era testear la marca y sus contenidos en Instagram antes de iniciar una ronda de contactos con marcas relacionadas. Ya disponía de un diseño corporativo y un calendario de contenidos muy armado e interesante.

Mi rol

Lo que esta emprendedora necesitaba era un calendario de publicaciones que pudiera promocionar y una estrategia publicitaria en Instagram que apuntara a un target determinado. También estudiamos diferentes hashtags que pudieran posicionarla más rápidamente en el sector concreto en el que quería desarrollar la visibilidad de la marca.

Una vez terminada esta campaña, quedamos en que tendríamos una masterclass en la que veríamos su caso con detenimiento y le enseñaría a hacer sus propias campañas en Instagram.

Le propuse a Arantza una serie de cinco posts con copy y sus diseños. Aunque le gustaron, finalmente utilizamos los suyos, lo tenía muy claro y no quería duplicar tonos, algo con lo que estuve totalmente de acuerdo.

La campaña

Desde el principio, la campaña funcionó.

Debo decir que odio el sistema publicitario de Instagram. Es opaco y lioso. Por favor, señores de Facebook, revisen todo y vuelvan a empezar!

Hicimos distintos tipos de anuncios y todos tenían un alto engagement. Estaba claro que la marca era un éxito y la culpable era Arantza y su fino diseño, unido a un contenido realmente interesante, en el que mezclaba referencias a fotógrafos que utilizan  el mundo infantil en su obra, alucinantes objetos de diseño como la bicicleta Banwood o los total looks para niños cool con diferentes marcas punteras.

La formación

Pude por fin conocer a Arantza en persona cuando me visitó para la clase de formación. A lo largo de mi experiencia he aprendido a entender cuando un empresario decide llevar él mismo sus redes sociales y en este caso, ella estaba de sobra preparada para afrontar el reto.

Nos detuvimos en ir paso a paso con el administrador de anuncios y las diferentes métricas que aporta mientras también atacábamos a ciertos aspectos de su estrategia digital y la conveniencia o no de crear otros canales de comunicación.

Arantza es muy analítica y entendió rápidamente en qué consiste la balanza entre contenido en orgánico y promocionado, las diferentes modalidades publicitarias y sus objetivos y cómo si mantenía su ritmo diario de contenido de calidad podría muy pronto ser una cuenta de éxito.

El resultado

Si bien no todas las publicaciones han ido asociadas a promoción, los posts en orgánico han mantenido un perfil de interacción muy alto.

Se ha mantenido una estrategia de múltiples hashtags asociados al segmento donde se quería posicionar la marca dando como resultado una comunidad en aumento, que era el principal objetivo. El proyecto arrancó en la primera semana de septiembre y a mediados de octubre ya tiene una base de mil fans.

Bravo por Yoyorama y por su creadora, Arantza.

 

Hotel Círculo Gran Vía

El contacto

Una tarde me escribieron de un hotel y no daba crédito. ¿De dónde habían sacado mi contacto? Me escribía el director general del hotel de parte de Juan, un gran tipo con el que había trabajado en un par de proyectos para Sr. Burns.

Me llamó y fui a visitarle a uno de los  hoteles más elegantes que he visto. En plena Gran Vía, este edificio palaciego de los años 20 acogía al Hotel Círculo Gran Vía y el Casino Gran Vía. Un hotel sólo para adultos con una entrada espectacular.

Mi reunión con Fernando, el director del hotel, fue genial. No sólo porque este caballero es encantador sino porque me enseñó todo el hotel y el Casino en un tour que me permitió verlo en su esplendor y entender cuál era la necesidad que tenía que cubrir.

 

El encargo

Querían crear contenido para Instagram y darle visibilidad en orgánico. Contábamos con el respaldo de los hoteles de la cadena que ya tenían una comunidad considerable en esta red. Se trataba de crear una imagen y un tono de comunicación propio.

Al salir de allí tenía claro que el hotel era en sí tan magnifico y tenía una historia tan apasionante que necesitaba contar con mi gran amigo Daniel Cuevas para hacer las fotos.

El partner

Dani es un amigo personal de toda la vida que arrancó el site Plan Madrid hace ya algún tiempo. Se ha convertido en referente e influencer en Instagram por sus poéticas y contemporáneas fotos de todo tipo de hoteles, restaurantes y edificios de Madrid iniciando una fructífera carrera como creador de contenido diferenciador y catalizador de sinergias. He colaborado con él en multitud de proyectos y siempre es un placer trabajar juntos.

 

Era la combinación perfecta. Él haría las fotos y yo crearía el calendario de contenido eligiendo las más adecuadas y creando micro- historias que fueran capaces de transmitir ese ambiente palaciego, señorial, moderno e íntimo que caracteriza al Hotel Gran Círculo.

 

El proceso

Desde la primera tanda de fotos estuve segura de que había acertado. Dani tiene un ojo especial para el diseño moderno y las composiciones arquitectónicas aportando una poética muy especial desde el silencio de la mirada.

Queríamos que el cliente estuviera tranquilo en todo momento y por eso era importante darle todo el contenido para que lo revisara y aprobara. Hemos ido definiendo junto a Fernando y su equipo el tono más adecuado para el hotel, dando más y menos longitud al texto, jugando con los emojis y los hashtags, pero sobre todo, creando un diálogo muy directo y a la vez muy íntimo con el usuario (los clientes) del hotel.

A día de hoy el perfil del Hotel Círculo Gran Vía es elegante, atemporal, clásico, bello, acogedor, frío y cálido a la vez, silencioso, íntimo, abierto a la ciudad, evocador…

 

 

 

Proartso

La ONG

Si hay un proyecto en el que me he involucrado y he encontrado la total confianza y la valentía para crear una bravebrand, ha sido con esta ONG española con presencia internacional.

Proartso es una ONG independiente que pretende transformar la realidad social y medioambiental a través del arte. Formada por un equipo multicultural (España, Colombia, Inglaterra) de creadores en todas las ramas artísticas (realizadores, compositores, diseñadores, escultores, performances…) se ha posicionado a través de su trabajo en Ibiza y ha desarrollado ya proyectos en Barcelona, Colombia y Madrid. Si bien, actualmente prepara su expansión a Inglaterra, México y Miami.

Situación

Aunque conocía la actividad de Proartso por mi amistad con su fundadora, no era consciente de la enorme fuerza y valor diferenciador que esta ONG transmite. Su foco de acción se reparte en diferentes áreas, pero es evidente que tratan de transformar a través de la energía inagotable de la sensibilidad y la apertura de mentes que produce el arte en las personas.

Por esta razón, sus talleres, acciones y mensajes no han pasado desapercibidos para organismos tan importantes como la ONU, el Ayuntamiento de Barcelona o las administraciones locales de zonas desfavorecidas de Colombia.

Estrategia

Aunque inicialmente mi tarea era desarrollar un plan de marketing, finalmente he asumido la dirección de estrategia y he de decir que es la primera vez que tengo esta gran oportunidad. Me siento agradecida por tanta confianza y espero estar a la altura.

Proartso necesitaba identificar mejor la estructura interna del equipo y la asignación de tareas. Por ello, planteamos desde el inicio tener una herramienta de gestión interna que se pudiera administrar de manera central. Elegimos Asana y comenzamos a crear un workflow estable que pudiera dar salida a los proyectos.

En paralelo, hemos invertido muchísimas horas en repensar Proartso desde todas las perspectivas posibles, definiendo por el camino la imagen de marca, la presencia y la comunicación que esta ONG debe tener a diferentes niveles.

Otra de las tareas importantes ha sido definir el producto. Es decir, diseñar y catalogar de forma completa cada una de las acciones que desarrolla la entidad tanto para empresa privada como pública, así como las iniciativas que de manera autónoma lleva a cabo Proartso en el ámbito de la transformación ecológica y social.

El futuro

Es pronto para poder hablar de resultados. Tras un intenso mes de trabajo, tenemos un flujo de trabajo estable en el cada miembro de la organización entiende la jerarquía de desarrollo de proyectos. La comunicación ahora es fluida entre departamentos (en diferentes y muy lejanas partes del mundo).

Hemos establecido nuevas prioridades y catalogado cada una de las actividades en las que podemos involucrarnos, permitiendo de esta manera, plantear una estrategia a corto, medio y largo plazo.

Avanzamos ya a buen ritmo en un nuevo site, una nueva estrategia de contenidos alineada a SEO (claramente esto hay que posicionarlo en orgánico) y a la difusión del proyecto a través de los canales de marketing digital.

Proartso no sólo es un gran proyecto para un profesional creativo y estratégico como yo. Es una oportunidad por apostar por un mundo mejor, más responsable, más limpio, más respetuoso. Creo en el poder transformador del arte (por algo estudié Bellas Artes) y creo que el destino me ha traído hasta Proartso para contribuir con mi granito de arena en algo mucho más grande.