Contenido estratégico para petarlo en LinkedIn sin caer en métricas vanidosas

contenido_creativo

Contenido estratégico es aquel que merece la pena hacer. Es contenido de valor porque debe estar muy bien pensado para tu audiencia y acciona palancas que van más allá de los likes. Si te interesa la suma contenido + marca personal + Red profesional + saber qué importa en LinkedIn, te interesa este post. 

Contenido estratégico es…

Uno de los primeros posts al que hicieron algo de caso mis contactos en LinkedIn fue sobre un tema personal. En el post hablaba de que mi pareja me había prohibido hablar de trabajo al llegar a casa. Preguntaba abiertamente si a alguien le ocurría lo mismo. De hecho, pedía perdón por ser un contenido demasiado Facebook. 

La conversación se generó de manera inmediata, con etiquetados entre profesionales casados o pareja que compartían sus mimos sin tapujos. La cosa se vino arriba y tuve muchos comentarios. Algunos de ellos de haters, que me criticaban por exponer mi vida personal en una red profesional. (Ve al psicólogo, me dijo alguno).

Pero la verdad es que me encantó conectar de verdad por fin con la gente que estaba ahí, al otro lado de la pantalla. Y entendí que contar mi vida era contenido estratégico. Mucho más, infinitamente más, que hacer infografías o desarrollar otro tipo de contenidos que ya estaba desarrollando gente de manera estupenda. 

zuleyka_s_bonilla_Thepowermba

Mi visión era (y sigue siendo) conseguir que la gente quisiera leerme (estás ahí?). Sabía que no era tarea fácil ni a corto plazo. Y para que quieran leerte, primero tienes que tener algo que contar. Y un estilo propio. Y para desarrollar un estilo propio hay que ser auténtico. Por eso, empecé a escribir lo que realmente me apetecía. Que no era otra cosa que mi propia vida personal y profesional unida (o es que tú eres un robot, le contesté a alguno).

Tu autobombo no interesa a nadie

Trabajé en una agencia de marketing donde aprendí todo lo que no quiero hacer en marketing. El CEO llegaba hecho una furia y decía “hay que dar bombo en redes a tal o cual acontecimiento sin importancia”. Mi compañera y yo nos mirábamos intentando imaginar cómo conseguir dar bombo a esa noticia no noticiable en el blog corporativo sin audiencia y sin alcance. Si no entiendes que lo estratégico realmente es que alguien te escuche, es que no has entendido nada 🙁

Por eso, si vas a hacer contenido, hazlo bien. Hazlo con excelencia. No hagas cualquier chapuza en tu blog para contar cualquier hazaña que no le importa a nadie y  menos a Google. 

Estuve en una agencia de inbound donde querían casos de éxito en el blog. Los artículos no tenían ningún tráfico ni aportaban posicionamiento. Se hacía un ebook y se colgaba en LinkedIn. No tenía ni un like cuando se habían invertido varias horas en su elaboración. ¿Por qué mantener este formato?.

Le decía al CEO “Hagamos un video entre los dos!” (era un hombre muy guapo y hablaba genial). “Te hago una entrevista o hablamos los dos y contamos cosas de inbound” “Hagamos un podcast porque la tendencia entre tu buyer persona de directivos es escuchar audios en el coche porque no tienen ganas de leer newsletters” (otra estrategia la de los newsletters que no funcionaba y que nos llevaba un buen rato ejecutar cada miércoles).

¿Por qué esta negativa a hacerlo diferente incluso cuando datos objetivos demostraban que la estrategia no funcionaba? El miedo. La falta de valentía en el formato es la muerte caspa de infinitos contenidos que andan por internet.

Grábate esto a muerte en tu cabeza. Tu autobombo no le importa a nadie a menos que hayas hecho algo épico. Algo genial que merezca la pena leer y me haga aprender algo.

Métricas vanidosas

Acabo de abandonar un proyecto aquejado del mal de la métrica vanidosa. Y me he propuesto una cruzada personal contra ellas (las métricas). Te lo explico mejor con un ejemplo concreto. 

A finales del verano tuve un post muy viral en LinkedIn con 17 mil interacciones y casi un millón de visualizaciones. Me solicitaron conectar cientos de personas y recibí decenas de mensajes. ¿Sabes cuántos clientes me llegaron de entre todos esos mensajes? Cero.

A mediados de octubre hice un post autobombo “con gracia” de una de mis formaciones. Tuvo algo más de veinte likes. ¿Sabes cuántos clientes me llegaron por esa publicación? Me escribió una de mis alumnas más queridas, Paula B., y me pidió que la formara para ser community manager top. ¡Eso es conversión en estado puro!

¿Conclusiones?

Las métricas vanidosas son aquellas que creemos que nos están acercando al objetivo por brillar más que otras. Pero cuando le echas un poquito de mimo, te enfocas en lo importante y coges experiencia, te das cuenta de lo importante. Llegar a las personas adecuadas con el contenido estratégico que aporte valor y te acerque a tu verdadero objetivo. 

En mi caso, si sigues leyendo hasta aquí habré logrado mi objetivo que es y sigue siendo que la gente quiera leerme. 

Y si quieres formar parte de mi funnel, te invito a mi próximo webinar el jueves 22 de abril en petite comité. Hablaremos de contenido estratégico, marca personal en LinkedIn y métricas vanidosas que no deben deslumbrarte. Todo con ejemplos muy prácticos y café, té o copa.

😊 Para apuntarte envíame un mensaje de contacto aquí.