Yoyorama

13 octubre, 2018 by in BraveBrands

Aran, la jefa

Arantza es de esas tías con las que mola trabajar. Tiene todo muy claro y no te hace perder ni un minuto. Llegó en el momento oportuno, justo cuando acababa el proyecto en el que había estado inmersa cinco meses.

Me contactó a través de Salva, mi amigo y compañero de trabajo y aventuras por mucho tiempo en Shoko Madrid. Ellos se conocían también a través de colaboraciones profesionales y se habían caído bien mutuamente. Necesitaba alguien que le ayudara con su proyecto de emprendimiento en redes sociales y digital.

Fuimos enviándonos mails y haciendo alguna llamada durante las vacaciones de ambas. Cerramos el acuerdo entre chancletas y toallas, mientras hacíamos interrupciones para atender a nuestros respectivos hijos ;D

El proyecto

Yoyorama es una marca chula. A diferencia de la mayoría de proyectos, en los que a veces la fase inicial se consume en desarrollar más el branding y la creatividad, Yoyorama derrochaba frescura y rollo en cada planteamiento. Yoyorama crea contenido para familias cool. Padres con hijos que no pierden el interés por las cosas bonitas y el diseño puntero.

La idea de Arantza, una profesional con mucha experiencia en el ámbito publicitario y editorial, era testear la marca y sus contenidos en Instagram antes de iniciar una ronda de contactos con marcas relacionadas. Ya disponía de un diseño corporativo y un calendario de contenidos muy armado e interesante.

Mi rol

Lo que esta emprendedora necesitaba era un calendario de publicaciones que pudiera promocionar y una estrategia publicitaria en Instagram que apuntara a un target determinado. También estudiamos diferentes hashtags que pudieran posicionarla más rápidamente en el sector concreto en el que quería desarrollar la visibilidad de la marca.

Una vez terminada esta campaña, quedamos en que tendríamos una masterclass en la que veríamos su caso con detenimiento y le enseñaría a hacer sus propias campañas en Instagram.

Le propuse a Arantza una serie de cinco posts con copy y sus diseños. Aunque le gustaron, finalmente utilizamos los suyos, lo tenía muy claro y no quería duplicar tonos, algo con lo que estuve totalmente de acuerdo.

La campaña

Desde el principio, la campaña funcionó.

Debo decir que odio el sistema publicitario de Instagram. Es opaco y lioso. Por favor, señores de Facebook, revisen todo y vuelvan a empezar!

Hicimos distintos tipos de anuncios y todos tenían un alto engagement. Estaba claro que la marca era un éxito y la culpable era Arantza y su fino diseño, unido a un contenido realmente interesante, en el que mezclaba referencias a fotógrafos que utilizan  el mundo infantil en su obra, alucinantes objetos de diseño como la bicicleta Banwood o los total looks para niños cool con diferentes marcas punteras.

La formación

Pude por fin conocer a Arantza en persona cuando me visitó para la clase de formación. A lo largo de mi experiencia he aprendido a entender cuando un empresario decide llevar él mismo sus redes sociales y en este caso, ella estaba de sobra preparada para afrontar el reto.

Nos detuvimos en ir paso a paso con el administrador de anuncios y las diferentes métricas que aporta mientras también atacábamos a ciertos aspectos de su estrategia digital y la conveniencia o no de crear otros canales de comunicación.

Arantza es muy analítica y entendió rápidamente en qué consiste la balanza entre contenido en orgánico y promocionado, las diferentes modalidades publicitarias y sus objetivos y cómo si mantenía su ritmo diario de contenido de calidad podría muy pronto ser una cuenta de éxito.

El resultado

Si bien no todas las publicaciones han ido asociadas a promoción, los posts en orgánico han mantenido un perfil de interacción muy alto.

Se ha mantenido una estrategia de múltiples hashtags asociados al segmento donde se quería posicionar la marca dando como resultado una comunidad en aumento, que era el principal objetivo. El proyecto arrancó en la primera semana de septiembre y a mediados de octubre ya tiene una base de mil fans.

Bravo por Yoyorama y por su creadora, Arantza.