Unicornios, éxito y community managers.

15 octubre, 2018 by in Social Media

Hace ya algún tiempo conocí a un fotógrafo de moda muy interesante. En una de nuestras conversaciones tuve la oportunidad de intercambiar opiniones y me comentó que tenía un nuevo proyecto, enfocado al mercado del arte y quería saber mi opinión profesional al respecto. Le pregunté que cómo pensaba dar a conocer su trabajo, que había ideado bajo una nueva falsa identidad. Su respuesta me dejó intrigada: “Lo voy a dar a conocer por Internet y redes sociales”.

De manera sutil fui haciendo preguntas para encontrar una respuesta sencilla y útil a mi interlocutor. De momento, tenía un buen lío de branding, ya que tenía a la vez tres marcas conviviendo de forma poco clara. Su agencia, su trabajo personal y el fake artista al que quería dar vida. De manera que tenía que encontrar el modo de interconectar las tres de manera coherente.

Pero lo más sorprendente del asunto es que este profesional de la moda, el diseño y la publicidad, con muchos años de experiencia, mostraba un desconocimiento absoluto del mundo social media, pero aún así creía que podía llegar a vender su obra a los más altos niveles y a precios desorbitados con un usuario de Facebook.

Una vez más, la teoría del unicornio haciendo de las suyas.

Como primer paso, le recomendé hacerse una fanpage en lugar de un usuario, pero no entendía la diferencia entre ambas cosas. Y a continuación la pregunta del millón: ¿Cómo piensas conseguir visitas a tu fanpage o a tu web para generar interés y reputación?

Cuando llegamos a este momento de la conversación empezó a quedarle claro que hay bastantes cosas que pensar antes de iniciar un trabajo a ciegas que puede no conducir a nada. La palabra “estrategia” es el punto de inflexión en este tipo de conversaciones y deja patente que alcanzar un objetivo a través de las redes sociales no es cosa de un día por muy alucinante que sea tu producto.

Mi conclusión es que muchos profesionales serios que de alguna manera tocan en sus actividades con  social media están aún confundidos y no legitiman el trabajo profesional del estratega y el community. Es lo que llamo la teoría del unicornio. Pensar que es posible alcanzar grandes objetivos sin inversión ni estrategia desemboca en escepticismo y en la sensación equivocada de que el trabajo no vale para nada.

Para concluir una pregunta: Si a través de mi trabajo lograra que este artista difundiera su obra desde cero y la vendiera a miles de euros en las más altas esferas del mercado del arte, cosa que con presupuesto y tiempo considero posible…¿Cuánto debería cobrarle? Desde luego no un miserable fee como muchos pretenden sino un porcentaje jugoso de cada venta…

Por favor, los community managers no son unicornios. No tenemos poderes. Planificamos, trabajamos y obtenemos resultados con tiempo, dedicación y presupuesto.

Es un trabajo serio y aunque lon parezca, no puede hacerlo cualquiera, como venimos reclamando muchos de nosotros en nuestros blogs y publicaciones. Desde luego, cualquiera puede hacer una fanpage, una cuenta de twitter o un Pinterest, pero es necesario tener objetivos claros y plausibles. Y sobre todo, trabajar cada día.

Update: Ha pasado ya mucho tiempo de aquella conversación. Diría que unos cinco años. Las cosas han cambiado mucho en la percepción de las posibilidades de las redes sociales para posicionar y vender cualquier producto. Hoy este mismo artista me diría que todo está ahí.

Continué siguiendo su trabajo y he de reconcocer que finalmente consiguió enderezar el lío que tenía de branding y dar salida a una obra muy interesante. Realmente ha conseguido crear un producto artístico vendible e interesante. Le he visto en relación a alguna marca potente y crecer lentamente en Instagram.

Esto demuestra que efectivamente se puede trabajar en redes sociales sin necesidad de un especialista. ¿La diferencia? Que no se alcanzan los objetivos ni en tiempo ni en calidad. Me pregunto de qué hubieramos sido capaces si hubieramos trabajado juntos…